ACTITUD POSITIVA, ¿PARA QUÉ SIRVE?

ACTITUD POSITIVA, ¿PARA QUÉ SIRVE?

Estamos rodeados de mensajes que nos llaman a la positividad.

De un tiempo a esta parte han surgido muchas marcas, anuncios, objetos, etc. En cualquier cosa puede plasmarse un mensaje positivo y alentador.

Todo el tiempo escuchamos como lo positivo debe inundar nuestra vida, nuestra actitud, nuestra convivencia…resulta un poco cansado escuchar o ver continuamente este tipo de cosas, ¿no?

Con tantos mensajes así, a veces puede suceder que tengamos ganas de decir:

“¡Basta ya! Con todos los problemas que tengo, ¿cómo voy a ser positivo?”

“¡Qué pesados con tanto mensaje feliz! La vida real es otra cosa”

Seguro que todos lo hemos pensado alguna vez.

 

Aunque seamos personas de naturaleza optimista, de vez en cuando, seguro que nos apetece acurrucarnos y dejarnos llevar por estados melancólicos o tristones.

            ¿A ti te ha pasado esto alguna vez?

Estas sensaciones también forman parte de nosotros.

Es normal que no siempre tengamos el mismo ánimo o la misma actitud. Es lógico que no siempre sintamos lo mismo, pero ¿para qué tener ese empeño en tener una actitud positiva con todo lo que nos sucede?

Puede resultar agotador, la obligación de tener que afrontar de manera positiva todo lo que nos ocurre. Hay momentos que el cuerpo y la mente necesita otros estados, otras situaciones menos alegres, porque es lo que se demanda en ese instante, lo que nos pide: llorar, estar triste, abatido, melancólico, etc.

¿Qué podemos hacer con esos momentos?

  • Podemos dejarnos llevar por ellos y esperar a que se pasen. Sobrevivir cómo podamos y dejar pasar el tiempo.
  • Podemos aprender a gestionarlos para que sean lo menos dañinos posible para nosotros en incluso enriquecedores de nuestra personalidad, que puedan suponer un crecimiento y una enseñanza para nosotros.

Esta segunda acción, podremos hacerla, siempre y cuando, analice y observe mi comportamiento en esas situaciones. Y quizá después de haberlo hecho, decida cambiar de actitud e intentar conseguir otros resultados en mí. A lo mejor, me sorprendo de lo que descubro…

Tener una actitud positiva va más allá de verlo todo de color de rosa, o pensar que todo es maravilloso y estupendo. Que todas las personas son buenas o que todo nos va a salir fenomenal en nuestra vida. Si fuera así, parece un argumento un poco simple, ¿no?

Ser positivo es una cosa y tener una actitud positiva es otra.

En mi opinión, la actitud es un concepto más amplio, más global.

Si cierro los ojos y pienso lo que es tener actitud positiva, imagino unos brazos abiertos, que lo acogen todo, que lo reciben. Un espacio donde me puedo alojar y estar mucho tiempo. Me puedo sentir relajado y confiado, no siento miedo. Me siento bien dentro de esos brazos.

 

             Cierra los ojos por un momento….y piensa:

            ¿Qué crees tú que es una actitud positiva?

            ¿Cómo es tu actitud en la vida?

 

Ser positivo es como blanco o negro, bueno o malo, es decir, o una cosa o la otra, no hay nada intermedio.

Si esto fuera así, si no eres positivo, entonces es que eres negativo, cuando a lo mejor eres prudente, precavido, analista, práctico, etc.

Realmente, ¿podemos pensar que todo se reduce a dos valores, a dos percepciones? Creo que no.

La vida está llena de matices, de colores, de gustos, de inquietudes…o acaso, ¿lo que no es bueno, directamente es malo? ¿Podría ser de otra manera, quizás neutro, indiferente?

 

Qué sucedería con las emociones, ¿serían buenas o malas? ¿Quién determina que sentir algo es bueno o malo, si es lo que yo estoy sintiendo en ese momento o en esa circunstancia? Vuelvo a creer que no es todo tan sencillo y que las cosas no son blancas o negras, hay tantos grises como personas…

Todos esos mensajes que nos rodean, a mi juicio, solo intentan llenar nuestro entorno de positivismo y alegría, precisamente porque la realidad que nos rodea a veces puede resultar muy dura, en ocasiones dolorosa y con grandes dificultades.

Tener una actitud positiva nos ayuda a parar, mirar de frente nuestras circunstancias y problemas y ver qué plan de acción podemos llevar a cabo.

La actitud positiva nos ayuda a salir de esas situaciones porque nos permite pensar, nos da recursos para buscar la solución, para crecer y superarnos.

            ¿Cuál es tu actitud ante los problemas?

            ¿Cuál es tu primera reacción cuando algo te surge?

            Te invito a reflexionar, piénsalo unos instantes… 

 

Pero la actitud positiva hay que trabajarla, por eso es algo más que ser positivo o negativo.

Uno no se levanta un día de repente y se lo propone, (que también puede suceder), pero es necesario llevar a cabo unos pasos previos. Un trabajo personal que favorezca su desarrollo y su mantenimiento, porque mantenerla también cuesta… y en el mínimo obstáculo que vuelva a surgir, puede dejarnos llevar por los acontecimientos.

            Y si ante un problema o situación nos paramos un momento a ver cómo nos estamos sintiendo…

            ¿Qué emociones estamos sintiendo en nuestro interior?

Ya teníamos un cuaderno, ¿recordáis? (o cada cual su propio recurso), dónde poder reflejar nuestros pensamientos y emociones. Bien, pues podemos retomarlo y describir cuáles son las emociones, pensamientos o todo aquello que se nos pasa por la cabeza cuando estamos ante un problema.

Por ejemplo, anotamos lo que sentimos en un determinado momento:

 

 

Rabia

Frustración

Impotencia

Enfado

Ganas de llorar, etc.

 

 

Ahora podemos profundizar en cada una de ellas:

  • Rabia, enfado:
    • ¿Qué es lo que realmente me produce rabia o enfado? ¿Qué acción concreta lo provoca?
    • ¿Quién me lo provoca?
    • Cuando me enfado, estoy nervioso, tengo ansiedad pero me quiero relajar, quiero sentirme mejor ¿Cómo lo hago?
  • Frustración:
    • ¿Qué es lo que realmente me causa frustración?
    • ¿Qué expectativas tenía yo antes de que ocurriera lo que ha ocurrido? ¿Eran diferentes y por eso me siento así de frustrado?
  • Impotencia:
    • Me siento impotente ¿No puedo hacer nada realmente?
    • ¿Hay algo que sí pueda hacer?
    • ¿Quién me dice que estoy impotente para hacer cosas, soy yo o son los demás?

Cada persona deberá analizar uno por uno los sentimientos o emociones que se generan y ver qué puede hacer en cada uno de ellos, qué información obtiene y si se le ocurre algo para afrontarlo.

Todo esto, que constituye un gran trabajo y esfuerzo personal, no podría hacerse sin una actitud positiva, con apertura de miras, con deseos de superar bloqueos o situaciones estresantes.

Si por el contrario, tuviéramos una actitud que no favoreciera el intentar superar este bloqueo,  que nos paralizara y no nos dejara avanzar porque nos envuelve en una maraña de frases, pensamientos y emociones poco alentadoras, ¿cómo crees que serían las preguntas o argumentos que nos surgirían?

Haz la prueba.

A mí se me ocurren las siguientes frases, con el mismo ejemplo anterior:

  • Rabia, enfado:
    • ¿Cómo no voy a estar enfadado con lo que me ha pasado? Pienso seguir así hasta que…
    • Todo lo malo me pasa a mí, a ver cuándo se soluciona todo…
    • Estoy nervioso y tengo ansiedad, no soy capaz de hacer nada, a ver cuándo se me pasa…
  • Frustración:
    • Si hubiera pasado lo que yo esperaba…
    • Tenía que haber sido como yo creía, así yo estaría mejor…
    • Las cosas no se han hecho como yo decía, nunca me sale nada bien…
  • Impotencia:
    • ¿Y qué puedo hacer yo? No depende de mí…
    • Lo tendrán que hacer los demás…

¿Qué se te ocurre a ti?

            Ponte en las dos posiciones y reflexiona…

 

A veces puede ayudarnos, situarnos en otro plano.

Salir de nuestro círculo, estar en otro escenario para mirarnos desde fuera, como si se tratara de un cine, donde estamos viendo una película. Vernos desde otra posición nos puede enseñar cómo es nuestra actitud.

¿Eres capaz de salirte de tu posición y mirarte desde fuera?

¿Qué ves?

 

No es tarea fácil ser capaz de mirarse desde otra perspectiva…como cuando nos graban en vídeo, ¿a que nos vemos muy diferentes y como si fuéramos otra persona? Es algo similar.

Cuando estamos ante un problema, una situación realmente complicada, ¿cómo podemos estar positivos y tener una actitud positiva?

 ¿Cómo podemos sentirnos bien ante una enfermedad, ante una tragedia o ante un momento delicado y difícil?

Creo que no hay fórmulas mágicas, no hay pócima o remedio infalible que nos dé la solución. Solo podemos sobrevivir, superar esa dificultad de la mejor manera posible y aprender a convivir con ello. Integrarlo en nuestras vidas y continuar caminando…

Podemos empezar a pensar qué estado es el que yo necesito alcanzar para empezar a actuar, desde la calma o desde el nerviosismo, por ejemplo. Si soy más efectivo pensando soluciones en tranquilidad o en momentos de estrés, bajo presión.

Cada persona deberá pensar qué es lo que necesita para afrontar ese problema, qué hay dentro de sí mismo que lo empuja a tener una actitud u otra y cuáles son los beneficios de cada una.

            ¿Con cuál de ellas consigues más alternativas, más salidas?

            ¿Desde qué estado empiezas a actuar?

Es una pregunta que cada uno se responderá y obtendrá sus respuestas y sus caminos, pero invita a la reflexión y a mirar cada persona, cómo afronta las cosas que suceden.

No hay respuestas buenas o malas, ni positivas ni negativas.

La actitud va más allá.

            ¿Qué actitud tienes y qué actitud quieres tener?

  

ACTITUD POSITIVA, ¿PARA QUÉ SIRVE?

Actitud positiva, intención positiva, positivismo, optimismo…todo sirve, todo ayuda, pero dependerá siempre de la gestión que hagamos nosotros con estos conceptos e ideas.

De todo lo hablado, yo me quedo con la actitud positiva.

 ¿Con qué te quedas tú?

 

Si alguna vez te sientes mal contigo mismo, busca en lo más profundo de tu ser, date cuenta de que nadie es perfecto, tampoco tú, pero aún con todos tus defectos y cualidades, eres una persona única en el universo, por eso eres tan especial.” – El Principito.

 

Espero que mi artículo te haya gustado, pero sobre todo te haya servido y te invite a reflexionar.

Si ha sido así, ¡Deja tus comentarios y comparte!

¡Hasta la próxima!

Miriam Hernández

 

Me llamo Miriam Hernández y soy Especialista en Coaching, Inteligencia Emocional y PNL.

En un momento de mi vida elegí el Coaching para que me ayudara a reinventarme y cambiar de etapa.

Desde entonces he ayudado a personas como yo, que se sienten bloqueadas para afrontar cambios. Les acompaño en el proceso de cambiar de actitud y buscar objetivos que realmente les sean satisfactorios.

El Coaching te permite descubrir lo mejor de ti y que seas tú el verdadero protagonista.

Comments ( 16 )

  • Vanesa

    Solo decirte ¡gracias! por tus palabras y tu buen hacer! Siempre mirando con actitud positiva! 💗

    • Miriam

      Muchas gracias Vanesa!!!
      Me encantaría que sirviera a todo el mundo este artículo para mejorar su actitud ante la vida y ante los demás.
      Un beso fuerte!!!

  • ML

    Sencillamente genial. Te hace reflexionar….

    • Miriam

      Genial, entonces misión cumplida!!!
      Mil besossss

  • Nines

    Muy buen artículo. Una gran reflexión y una gran ayuda

    • Miriam

      Gracias Nines!!
      Me encanta que te guste y te pueda servir en algún momento. Genial!!!

  • Vicente

    Que gran reflexión y que bien me ha venido leerla y cuestionarme en este momento de mi vida con todas las preguntas que propones en ella. Gracias Miriam!!

    • Miriam

      Vicente, qué alegría que te sirva, mejor dicho, me alegra que haya llegado en el momento que tú podías necesitarlo!! La magia del Coaching….
      Gracias compi!!!!

  • Olga

    Es un ejercicio de retrospección nada sencillo, pocas personas se atreverán a analizar y apuntar sus sentinientos en determinados momentos del dia repondiendo a tus preguntas,pero es un ejercicio espléndido del que se pueden sacar resultados tremendamente beneficiosos para una/o misma/o.
    Gracias Miriam por dejarnos píldoras de tu trabajo!!

    • Miriam

      Amiga, son píldoras de una experiencia, de cosas vividas y que he comprobado que funcionan. Si a mí me han servido, seguro que a más personas pueden servir.
      Me alegra mucho saber que este artículo puede ser el incentivo para intentar mejorar la vida de alguien, mejor dicho, su actitud ante la vida. Puede ser un primer paso fantástico….
      Gracias Amiga!!

  • Alicia

    Muchas gracias Miriam… es tan necesario pararnos y mirarnos. Y es bueno que nos lo recuerdes de vez en cuando. Excelente articulo, enhorabuena!

    • Miriam

      Alicia,
      gracias por seguirme y por leer con detenimiento mis artículos. Seguiré recordando muchas más cosas, ya lo verás…
      Un beso!

  • Almudena García Mourelo

    Un excelente artículo, lleno de párrafos acertados y frases inteligentes, en los que se detecta haber pasado por esos momentos bajos, negativos y dolorosos, pero que se han sabido superar y afrontar por una «trabajada» actitud positiva.

    • Miriam

      Muchas gracias Almudena!!! Se nota que sabes ver más allá de las palabras… Me alegra mucho que te haya gustado y que tengas tan bonitos comentarios hacia mí, es una maravilla!!
      Un beso fuerte!!

  • Javier

    Sencillamente perfecto! Enhorabuena por el artículo.

    • Miriam

      Muchas gracias Javier. Me alegro que te haya gustado y si te ha servido, me alegro aún más. Un abrazo.

Publica un comentario

Share This