Cómo el Coaching me cambió la vida…

Cómo el Coaching me cambió la vida…

Toda la vida he estado planificando mi futuro, fijándome grandes metas y luego estructurando los pasos a seguir para llegar a lograr mis objetivos. Eran metas de todo tipo, tanto personales como profesionales, y todas con un fin último: sentirme realizado.

Desde la convicción de que era capaz de conseguir todo lo que me proponía, siempre he luchado por mi crecimiento personal, por superar mis miedos y conseguir lograr nuevos retos. Me siento realmente afortunado y orgulloso por todo lo que he conseguido en la vida: una mujer y dos hijos maravillosos, dos carreras, un MBA, un chalet en la montaña, un puesto directivo, amigos y compañeros de trabajo que me aprecian, … Todo es estupendo. Tanto que, a los 34 años, de pronto me siento vacío.

Tengo la sensación de que todo por lo que he estado luchando en la vida era únicamente para enriquecer mi ego. Para demostrarme a mí mismo, y también al resto de la gente, que era capaz de conseguir todo lo que me proponía. Era una competición constante. La vida vista como un juego en la que ir consiguiendo premios para poder sentirme satisfecho. El problema es que cuanto más logras, más quieres, y la espiral de retos y metas nunca termina… y lo peor, nunca te llena del todo, nunca te deja satisfecho plenamente, sólo efímeramente. Siempre surgen cosas nuevas que conseguir o mejorar, siempre hay alguien que gana más salario, siempre hay una nueva meta en el horizonte que me impide disfrutar del presente.

En definitiva, ha sido una búsqueda equivocada de la felicidad.

Gracias al Coaching he conocido que hay otras formas más sanas de vivir, de enfocar mis pensamientos y emociones en lo que realmente decido enfocarlos: en vivir más coherentemente para vivir más plenamente.

Creo que en estos 34 primeros años de vida he sido un buen líder en el sentido más tradicional del término, en el trabajo, con amigos, con familiares… pero sin liderar mi propia vida hacia una plenitud personal alcanzable, pues la filosofía que seguía era errónea. Ya es momento de cerrar esa etapa.

Ahora, hoy mismo, es el momento de cambiar y empezar a ser un líder diferente, un líder de esta nueva era de la conciencia, capaz de sentirme pleno simplemente manejando lo que traiga la vida, disfrutando cada momento presente, callando al Gollum insaciable que siempre quiere más, sin expectativas de una felicidad utópica, dando amor por el mero hecho de sentirme bien al darlo y sin esperar nada a cambio, sintiéndome parte de todo y protagonista de nada, logrando la ansiada realización simplemente a partir del autoconocimiento.

Ha sido una revelación dura, pero por fin he entendido que la felicidad no llega cuando se consigue lo que se desea, sino cuando se aprende a disfrutar de lo que uno es, con humildad y con sencillez, como un niño que disfruta jugando con una pelota de papel.

Quiero ser ese líder moderno capaz de tomar las riendas de esta nueva etapa de mi vida: Un líder 2.0.

Fernando (34 años)

Este post sobre liderazgo lo escribí hace 5 años cuando justo comenzaba a cambiar mi vida gracias al Coaching y al Crecimiento Personal. El camino que emprendí y sigo andando ha hecho de mí una persona diferente, más sana, más plena, más feliz… Creo en el Coaching puesto que he vivido en mis carnes la potencia de un proceso de calidad. Por ello nació credeSER, para llevar un Coaching de Calidad a más gente, para poder cambiar más vidas y crear entre todos un mundo donde merezca la pena vivir.

Si quieres conocer más sobre

COACHING

No Comments

Post a Reply