EL GRAN OLVIDO DE LA EDUCACIÓN TRADICIONAL: LA SALUD MENTAL

EL GRAN OLVIDO DE LA EDUCACIÓN TRADICIONAL: LA SALUD MENTAL

La parte tuya que piensa es la parte de ti que te produce sufrimiento.

 

Es esa parte del cerebro que los científicos ya saben localizar físicamente y que hoy sabemos se encarga de contar historias sobre lo que te pasa a ti en tu vida.

Esas historias se transforman en subpersonalidades que funcionan como caretas que usamos en nuestro día a día. Incluso llegamos a tener diferentes caretas para diferentes situaciones que enfrentamos. Esas caretas nos alejan de nuestra Salud Mental.

A todos nos pasa y no es algo que hagamos conscientemente.

Y esas historias que nos contamos no son siempre agradables.

Muchas veces son historias falsas que nos dicen cosas feas como “estás muy gorda”, “eres fea”, “ya se te fue tu oportunidad de éxito” y “tu pareja debería comportarse distinto”, por mencionar sólo algunas.

Diferentes autores le llaman a esta parte de ti, de mi, de nosotros, de diferentes formas: Ego, Subpersonalidad, Careta, Historiador Personal, Personaje Limitante o Máquina Que Construye Significados.

Este Historiador crea tanto sufrimiento que muchos de nosotros empleamos toda una vida girando dentro de una de sus historias.

Y lo que es peor… ¡no nos damos cuenta!

 

Es usual pensar que es nuestra vida la que nos produce sufrimiento.

Sin embargo, poco a poco nos vamos dando cuenta que cambiar nuestras acciones sin cambiar nuestros pensamientos no produce cambios duraderos en nuestra vida.

Es por esto que perdemos peso corporal y luego volvemos a recuperarlo en un rebote.

Es por esto que ganamos la lotería y al poco tiempo ya hemos perdido todo el dinero.

Podemos cambiar lo que hacemos durante un tiempo y así cambiar nuestros resultados, pero nuestros pensamientos, a la larga, nos traen de regreso a nuestro punto de partida. Al mismísimo lugar donde estábamos antes.

El verdadero cambio sólo se produce si cambiamos nuestros pensamientos.

 

Sólo a partir de saber cómo pensar podemos crear los resultados que deseamos en nuestra vida de forma constante y duradera.

Sin embargo, esta es una parte importantísima que falta en los currículos de nuestra formación académica a lo largo de toda nuestra vida.

En mi caso no recuerdo que un maestro en la escuela alguna vez me haya dicho “¡hey!, ¿escuchas esa voz en tu cabeza que te dice que eres feo y que no vales nada?... bien, pues esa voz no eres tú”.

En realidad varias veces me enseñaron justo lo opuesto tanto en la escuela como en mi casa.

Me enseñaron que “hay algo malo en mi y que soy imperfecto”.

Pero hoy yo te digo aquí con toda confianza que no, no hay nada malo en ti, y no, no eres imperfecto.

En realidad son nuestros pensamientos los que nos producen dolor, pero no lo sabemos.

Incluso algunos de estos pensamientos se convierten en máscaras o subpersonalidades que nos limitan, que son de autorechazo, y que se encargan de impedir que obtengamos esos resultados, el éxito y el bienestar que buscamos en nuestra vida.

 

Te invito a descubrir si tienes alguna de ellas haciendo clic aquí

 

 

Ahora quiero continuar respondiendo la siguiente pregunta:

¿Qué más es la Salud Mental?

Para comenzar te cuento lo que muchos coaches consideramos un grave error de nuestra sociedad.

Y es pensar que la Salud Mental es lo opuesto a la enfermedad mental.

Si pensamos así estamos poniendo un nivel muy bajo de lo que es la Salud Mental, de lo que es saber pensar sanamente.

Salud Mental no es lo opuesto a tener una enfermedad mental.

Podemos ver que puedo estar libre de enfermedades mentales, y aún así sentirme triste, temeroso, ansioso, molesto, irritado, sentir que la vida transcurre y que no me acerco a mis sueños, sentir esa desconexión con la vida que me deja vacío de propósito.

No, Salud Mental es mucho más que no estar enfermo. Es mucho más que “si no estás loco estás bien”.

Salud Mental tampoco es obtener buenas notas en la escuela.

 

Está muy bien aprender a crear valor para aportar a nuestra sociedad y crear así ingresos para mantenernos. Yo mismo le he dedicado la mayor parte de mi vida a aprender y estudiar. Pero eso tampoco es Salud Mental.

Todo lo anterior está relacionado con crear conocimiento y es parte de nuestra educación formal. Pero en las escuelas donde yo estudié no se ocupaban de saber cómo aplicar todo este conocimiento para vivir feliz y crear un estado de bienestar integral (ese que incluye tanto lo financiero como lo emocional).

Salud Mental no es ser positivo ni ser optimista todo el tiempo.

 

Salud Mental no es estar en un estado de alegría o euforia constante.

No.

Salud Mental tampoco consiste en estar feliz todo el tiempo.

Y considero que ese es otro grave error inducido por la publicidad en las redes sociales.

Creemos que debemos estar todo el tiempo feliz y alegre y que eso es lo único que tiene mérito es lo único que merece ser compartido.

Esta creencia alimenta la idea de que si estoy triste o molesto debo resistirlo porque estar así “no está bien”.

Esta resistencia lo único que hace es añadir otra capa de sufrimiento. Esta resistencia se origina cuando uso la máscara que llamo “debo estar siempre alegre”.

Recuerda, esta es una máscara que se origina en una historia que nos contamos: “la alegría está bien y la tristeza no”. Y como resultado sufrimos aún más.

La Salud Mental está relacionado con la capacidad de aceptar e incluir.

La Salud Mental, el saber pensar bien está de hecho más relacionado con la capacidad de sobreponernos al dolor y las emociones que como humanos podemos tener cada día.

La Salud Mental consiste en ser la mejor versión que como persona podamos ser, y esto incluye aceptar la dualidad en la cual vivimos… que a veces pensamos que estamos bien y que otras veces podemos pensar que estamos mal.

Aceptar sabiamente que a veces habrá mucho dolor, frustración, incomodidad y desilusión nos hace ser completa y excepcionalmente humanos… y eso es Salud Mental.

La Salud Mental incluye fundamentalmente nuestra capacidad para aceptar los momentos difíciles que surgen en el día a día como parte de nuestra vida.

 

¿Cómo podemos desarrollar la Salud Mental? ¿Cómo podemos aceptar toda las situaciones que enfrentamos día a día?

Yo he usado un método que me ha funcionado maravillosamente cambiándome literalmente la vida.

Y te lo comparto.

He invertido días, semanas e incluso meses en formación y cursos de coaching.

También he contratado directamente a coaches para hacer trabajo personal.

Todo esto con el propósito de seguir un proceso de sanación personal y a la vez aprender mis propias herramientas de autocoaching para construir y mantener una excelente salud mental.

Puedes encontrar qué es el coaching y sus múltiples beneficios en muchos lugares. Incluso yo planeo escribir sobre este tema en mi web.

Ahora prefiero terminar dejándote que pienses en la siguiente pregunta:

¿Te imaginas cómo sería tu vida teniendo la claridad de qué hacer, qué decir y cómo actuar en cada momento? 

Y te dejo un resumen de lo que hemos visto aquí:

  1. saber pensar es una pieza fundamental para nuestra felicidad.
  2. aprender a pensar es una parte importante que falta en nuestros estudios formales.
  3. saber pensar es tener Salud Mental.
  4. acumular conocimientos no es Salud Mental.
  5. la Salud Mental está relacionada con aceptar tanto lo bueno como lo malo que surge en nuestro día a día y permitirnos sentir
  6. la Salud Mental la puedes desarrollar con un coach o programa de coaching.

 

En mi próximo post te hablaré de “los 10 factores de una excelente salud mental para personas altamente funcionales”.

 

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!

Y si te ha gustado compártelo

Hasta la próxima

Arezky Hernández

Mi nombre es Arezky Hernández. Tengo 45 años y soy cubano-mexicano. El desarrollo personal y autoconocimiento es mi pasión. Ayudo a las personas a desarrollar su salud mental encontrando y eliminando las historias dañinas escondidas que nos quitan la energía, el sueño y la concentración permitiendo así que alcanzar la sabiduría necesaria para disfrutar de una vida plena.

email: hola@arezkyhernandez.com

web: arezkyhernandez.com

Redes sociales: facebook, twitter, pinterest, instagram

Comments ( 6 )

  • Felicitaciones!!! Que buen artículo Arezky! Me hiciste recordar a ese día en una de las clases de Coaching en la que tomé conciencia de que vivía creyendo esa “historia que me contaba a mi misma” y por primera vez ví que yo iba por la vida actuando en base a esa “historia” sin darme cuenta de que podía comenzar a contarme otra historia diferente y elegida por mí para que me abra a posibilidades que hasta ese momento no veía. En ese momento, todo comienzó a cambiar de una manera mágica. Para mí fue un antes y un después. Qué importante es la Salud Mental, aceptando todo lo que nos pasa y todo lo que somos.
    Gracias por contarnos esta manera tan profunda, profesional y personal acerca cuán importante es la Salud Mental. Muchas gracias!!! Un beso desde Argentina!

    • Arezky Hernández

      ¡Así es!

      Gracias por valioso comentario.

      Efectivamente… vamos por la vida con la “historia a cuestas” y no nos damos cuenta que la “historia” es como la ropa que nos ponemos… ¡se puede cambiar!

      Porque una cosa son los hechos y otra cosa es lo-que-pensamos-de-los-hechos.

      Siempre es nuestra historia, lo que pensamos, lo que nos produce sufrimiento, nunca el hecho en sí.

      Si fuera el hecho entonces dos personas con situaciones iguales sentirían lo mismo, y hay muchos ejemplos donde vemos que no es así.

      Y sí, cada historia que nos contamos abre los caminos en nuestra vida.

      Yo digo que -todas las historias son falsas, algunas son útiles-.

      Y aprender a decidir cuál historia creernos es un cambio radical que aprendí en mis propios procesos de coaching.

      Me hace feliz que tú ya conoces la diferencia y lo has experimentado en tu vida.

      ¡Un abrazo desde Paris!

  • Ileana

    Felicidades por su articulo , coincido totalmente pues durante mi vida lo que ha triunfado no fue los estudios realizado , sino la pasión con que estudie , el enfrentamiento con salir de mi zona de confort en muchas ocasiones , en convertir la tristeza en una poesía o simplemente la alegría en un trabajo. En la actualidad tengo un nuevo reto , pero mis miedos , ego lo impiden y en eso ando tratando de crecerme , de buscar en la vida no un simple empleo para obtener ganancia o sobrevivir , sino darle un tributo a los días que Dios me regala diariamente.

    • Arezky Hernández

      Hola Ileana,
      gracias por tu interés en el artículo.

      Me ha gustado mucho lo que escribes. Es importante que notes que debajo de “todo lo que hagamos” está nuestra decisión en hacerlo. Eso se llama mindset e incluye todo lo que pensamos de nuestras posibilidades, de nuestra seguridad, y de lo dispuesto que estamos a vivir el proceso de crear algo, en este caso tus estudios.

      Y la educación formal no nos enseña a manejar nuestro mindset.

      Gracias por compartir cómo te sientes hoy en relación a tu nuevo reto. De esto se me ocurre comentarte varias cositas:

      > “pero mis miedos , ego lo impiden”

      Sí, esa parte de ti que tiene miedo y que te impiden avanzar no eres tú, y efectivamente es el ego. Es como un niño que quiere protegerte y piensa que en ese nuevo reto estarás en peligro. Es excelente que otra parte de ti “observe” a la que tiene miedo. ¡Ese es un gran paso para comenzar a cambiar las cosas! Te invito a que escuches a tu “parte asustada” con amor y compasión y le digas “sí, acepto que tengas miedo y muchas gracias por participar, y no te preocupes yo me encargo” y colocarte en ese otro Yo que sí desea enfrentar, recorrer y vivir ese nuevo reto que has aceptado. ¿Te parece?

      > “y en eso ando tratando de crecerme”

      ¡Lindo! La parte di que dice estas palabras es la que está asustada. ¿Lo ves?

      ¿Qué diría la parte de ti que dice acepta, quiere y disfruta el nuevo reto? Yo intuyo que diría algo así como: No Trates de Crecerte, Sólo Hazlo

      ¡Buen día Ileana!

  • Pamela

    Hola Arezky y equipo de Credeser!

    ¡Excelente artículo Arezky! Me encanta como describes esa falta de consciencia de que son nuestros pensamientos que dirigen nuestra vida. Mi profesora llama a este personaje limitante el cabezudo y me hace mucha gracia, ahora que he tomado consciencia de ello, porque de verdad que actuamos como unos verdaderos cabezudos cuando creemos en lo que dice. Por otra parte no me hace gracia cuando pienso en la cantidad de gente que se identifica con su cabezudo, que es inconsciente, que piensa que es el cabezudo y que no sabe que hay más.

    Creo que sin duda la salud mental es una gran olvidada de la educación bien como el desarrollo personal en general. Este fin de semana en clase (estoy estudiando Coaching) nos hablaban del sentimiento. El sentimiento al igual que la mente también nos hace mover pero en toda nuestra educación no hay nada acerca de cómo gestionar nuestra mente, emociones, sentimientos o actitudes. Además, la educación no incita al pensamiento propio pero si a repetir los pensamientos de otros.

    Me parece muy importante también la aclaración que haces acerca de la salud mental. Me encanto este post, ¡enhorabuena! Lo comparto 😉

    • Arezky Hernández

      Hola Pamela,
      ¡gracias por tu comentario!

      Me ha encantado lo de “cabezudo” y comparto completamente la forma de nombrarlo. No sé desde donde me escribes, pero en donde nací le dirían “el cabezón”.

      Y sí, el cabezudo es un “ilusionista”. En mi experiencia persona he visto cómo en muchísimas ocasiones logra confundirme y llego a creerme que -lo que dice- es cierto, porque es algo que -suena en mi cabeza-.

      El “cabezudo” actúa desde la separación. Nos hace creer que somos entidades -separadas- y nos pone en modo de sobrevivencia cuya emoción básica es el miedo, y cuyo raíz última es el miedo a morir del cabezudo.

      Una forma de ver que “el cabezudo” no es el único que nos habla en nuestra mente es mediante la pregunta: si yo soy el cabezudo… ¿quién es el que observa al cabezudo cuando -habla-?

      Y efectivamente, nuestra educación está enfocada -en el afuera-, en lo material, en construir cosas e incluso hemos asociado que -tener un alto nivel de vida- es tener -mas cosas-.

      Todos hemos pagado un gran precio por haber olvidado la educación mental y emocional. Afortunadamente los tiempos han cambiado y los coaches somos parte del sistema que lubrica el cambio de la humanidad a otro nivel de consciencia.

      ¡Muchas felicidades y éxitos en tus estudios de coaching!
      Gracias por compartirlo.

Publica un comentario

Share This