TU HOGAR: un Estado de Paz Interior

TU HOGAR: un Estado de Paz Interior

¿Alguna vez te has sentido extrañ@ ahí donde vives?

Quizá ese ambiente, esos hábitos que tienes o tenías empiezan a resultarte “aburridos” o sientes que no formas parte de ellos, que hay algo que choca y que te impide estar tan a gusto como estabas acostumbrad@...  ¿Sientes que quieres estar en tu casa y  sentirte como en casa?

¿Cuántas veces te has encontrado diciendo “HOGAR dulce HOGAR”?

Hoy quiero compartir contigo una reflexión personal que me hice hace un tiempo cuando después de 18 años fuera de mi país, de mi patria regresé como retornada a lo que “supuestamente” era mi casa, mi HOGAR.

 

Si tú te encuentras en esa situación o estás viviendo una experiencia similar o incluso, ya la has vivido anteriormente, entenderás como el hecho de volver a lo que “supuestamente es tu casa” crea una serie de expectativas que a menudo resultan no adecuarse a la realidad que te toca vivir.

 

Te sientes un extrañ@,  no encuentras tu sitio, tu ambiente, tus amigos de antes han cambiado en definitiva,  ¿te sientes un expatriad@, en tu propio país?

 Como expatriada he visto y he conocido muchas personas que vivían sus destinos felices,  aprovechando cada oportunidad, permitiéndose tener momentos bajos y tristes tan necesarios a la vez para poder sacar la parte positiva, aprendiendo y continuando hacía delante.

Sin embargo, también hay muchas personas que no viven la vida con alegría, que se quedan ancladas en un estado de victima y lo alimentan con la soledad, la tristeza, con comparaciones de lo anterior y echando de menos aquello que no tienen, sin ver ni darse cuenta ni siquiera de las nuevas posibilidades y opciones, que tienen delante de ellos.

 

“Cuando una puerta de felicidad se cierra, otra se abre.

Pero, con frecuencia, miramos tanto a la puerta cerrada que no somos capaces de ver la puerta que se ha abierto frente a nosotros.” - Hellen Keller -

 

¿Qué es lo que hace que una persona que está fuera de su país, de su casa no se encuentre a gusto ahí donde está?

 

Desde mi punto de vista hay dos motivos principales que influyen directamente de tu felicidad y en tu bienestar:

  1. Las EXPECTATIVAS CREADAS y
  2. La ACTITUD frente a la nueva situación, al nuevo destino.

 

Cuando las expectativas que nos creamos y la idea de lo que va a ser se centra en algo ajeno a uno mismo, cuando pones el foco y la atención en los demás, en lo que otra persona hace o dice, en la ciudad, entonces tu energía se diluye, se va perdiendo por el camino y seguramente no conseguirás lo que quieres y necesitas para ser feliz y vivir una vida plena de disfrute.

Cuando el foco de la energía está puesto en los demás, o en el entorno lo que te puede llegar a ocurrir es que no lo consigas,  porque como dice Byron Katie hay tres tipos de asuntos, los míos, los tuyos y los de Dios. 

Son en mis propios asuntos en los que tengo el control, el poder de decidir y soy responsable de ellos así como de sus consecuencias. 

En los demás asuntos, puedes elegir intentar controlarlos o gestionarlos de una manera “positiva” para ti.

Intentar controlar algo que está fuera de tu control se queda sólo en el intento y ese intento da paso a la frustración, al enfado, a la rabia, al desprecio… emociones todas ellas desadaptativas para lograr tu felicidad y bienestar.

Las expectativas que te haces antes de viajar no coinciden con la realidad que te toca vivir. Piensas que la experiencia va a ser de una manera y nada que ver con la realidad. Las expectativas con tu nuevo trabajo, las expectativas que tienes en tu relación de pareja, con el país, la comida….

 

¿Qué pasaría si cambiaras EXPECTATIVA por ILUSION?

Para ti, expatriado o retornado, encontrar la casa  en la que vas a vivir, tu mudanza, el que lleguen los muebles que tenías en tu casa, amueblarla, el darle a esa casa el estilo personal para que tu familia y tú os encontréis a gusto, es un elemento clave para lograr ese bienestar y te mantiene la ilusión por tu nuevo destino.

 

Quieres esa casa no solo para disfrutarla con tu familia, sino que la pones y  la montas para que sea un lugar de reunión en el que puedas invitar a tus amigos, a tus nuevos conocidos, en el que recibas visitas y sientan que eso es un HOGAR.

Te sientes orgullos@ porque se ve bonita. La mantienes limpia, ordenada con detalles que gustan a los demás. Te gusta que la gente se sienta a gusto en tu casa, ¿verdad?

¿Qué pasa cuando esas personas se van?  ¿cómo cuidas tu casa? ¿cómo te sientes una vez que te encuentras sol@ en ella?

De aquí nace mi idea del HOGAR que hoy quiero transmitirte. A menudo te centras en preparar el viaje hacia el exterior, que cuadre toda la logística llegándonos a olvidar del pilar fundamental que es UNO MISMO. 

 

Ese es el trabajo de amueblar la “casa interior”, tu “HOGAR”

Hemos hablado de la casa, de la mudanza, del aspecto externo ¿es lo mismo la casa que el HOGAR? ¿qué connotación tiene el HOGAR?

Para mi, 

¨Mi hogar está dentro de mí. 

Mi hogar es ese estado de bienestar que me permite conectar conmigo misma; 

es ese lugar donde quiero volver cuando me siento algo perdida o desconectada; 

es ese lugar en el que conecto con mis valores fundamentales y pilares de mi vida; 

es ese lugar donde encuentro la paz y la felicidad independientemente del lugar físico que me encuentre. 

Cuando estoy en casa, en mi hogar me siento confiada, segura, tranquila, feliz… 

No importa dónde esté, si puedo sentirlo¨

 

Para sentir tu HOGAR dentro de ti, necesitas alinear tus valores con tus pensamientos, palabras y acciones. De esa manera serás capaz de decidir y actuar de acuerdo con lo que piensas y hacer realmente aquello que quieres hacer en tu vida.

A menudo el desequilibrio surge cuando no haces lo que quieres, cuando hay incoherencias.

¿Cómo consigues ese equilibrio?

 

 1. Identificando tus valores

   2. Siendo consciente de lo que siente

   3. Comunicando lo que quieres asertivamente

   4. Actuando coherentemente

   5. Responsabilizándote de las consecuencias

 

 

 

 

Cuando eres un expatriado o un retornado sueles vivir en una montaña rusa emocional y la conciencia emocional te ayuda a conocerte mejor, a identificar qué es lo que estas sintiendo, dónde lo sientes, qué ha hecho que te sientas así y te ayuda a modificarlo en un futuro.

Te va a ayudar a identificar esa parte de tu nueva casa que no te gusta y que quieres cambiar.

 

La adaptación a tu nuevo destino, la vuelta a tu país de origen después de mucho tiempo fuera depende de tu actitud, de tu ACTITUD para encontrar tu hogar dentro de ti.

 Háblate con sinceridad y prepara tu casa dentro de ti al igual que lo haces hacía el exterior, que el exterior sea reflejo de tu estado interior, de tu alegría, de tus tristezas porque no es malo sentir tristeza en un momento dado al revés esa tristeza seguro tiene una intención positiva y al darte cuenta de esa intención positiva vas a abrazarla darle las gracias por estar ahí, vas a sentirla y la vas a dejar salir, para dar paso a una emoción mas adaptativa fruto de un aprendizaje.

Cuando estés fuera de tu país piensa en que las cosas a menudo no son como se ven sino como tus las quieras ver como dice la PNL “el mapa no es el territorio”.

Párate y encuéntralo porque tu hogar está dentro de ti y tu tienes la llave para ser feliz independientemente del lugar donde vivas.

Yo cuando pienso en el Hogar pienso en una chimenea humeante, con un fuego vivo que calienta la habitación y que me calienta a mi… me gusta pasar horas delante de ese fuego, me siento a gusto.

 

Sin embargo para poder disfrutar de ese calor, antes lo he preparado, he puesto los troncos, unas cuantas piñas secas y papel para que prenda, he encendido la chispa y es increíble como una cerilla produce una pequeña chispa que empieza a dar vida al fuego, calor a tu vida, paz a tu alma….

Vive tu vida y amuebla TU HOGAR

 

¡Hola! Soy Marta Borobio. Especialista Universitaria en Coaching con Inteligencia Emocional y Programación Neurolingüística (PNL). Practitioner de PNL y  Practitioner de Inner Game de Timothy Gallwey y Fundadora de Expat Family Coaching. Durante 18 años he vivido como expatriada fuera de España. En el 2012 volví a España como retornada.El coaching me ha ayudado y me ayuda a sentir mi HOGAR dentro de mi independientemente del lugar físico en el que me encuentre y a encontrar ese estado de paz y bienestar interior. 

Apasionada de mi trabajo ayudo y sirvo de guía a aquellas personas que sienten que están lejos de su HOGAR, a encontrarlo dentro de ellos para que puedan volver siempre que quieran o lo necesiten a través del autoconocimiento, alineando sus valores y siendo el CEO de sus propias vidas.

Sin comentarios

Publica un comentario

Share This