¿QUÉ ES ESTO DE LA GESTIÓN DEL CAMBIO?, ¿PARA QUÉ SIRVE?

¿QUÉ ES ESTO DE LA GESTIÓN DEL CAMBIO?, ¿PARA QUÉ SIRVE?

En mi modesta opinión, es una de las ventajas donde el Coaching más demuestra su eficacia, y para explicarlo, vamos a empezar analizando las palabras desde el punto de vista etimológico.

¿Qué significa Gestión del Cambio?

 

CAMBIO

La acción y efecto de cambiar se conoce como cambio (del latín cambium).

En muchos casos, se utiliza como sinónimo de reemplazo, permuta o sustitución. El verbo cambiar, por su parte, hace referencia a dejar una cosa o situación para tomar otra.

Cambio es el concepto que denota la transición que ocurre de un estado a otro.

En nuestro artículo de hoy, vamos a hablar del cambio dentro del ámbito del crecimiento personal y profesional de las personas, sabiendo, que el desarrollo psicológico es un proceso de cambio continuo.

En este sentido, y desde el campo tanto del Coaching como de la Psicología Evolutiva, se han estudiado los cambios y entre sus conclusiones se encuentran las siguientes:

  1. La vida es un juego entre el cambio y la continuidad.
  2. Los cambios interactúan unos con otros a modo de un sistema, de tal manera que un cambio en un aspecto afecta a otros aspectos, tanto en nuestras vidas como en las de los que nos rodean.
  3. Un cambio en apariencia pequeño puede llegar a tener unos efectos impresionantes, así como un gran cambio puede no tener consecuencias importantes en la estructura básica de la persona.

Te invito a que leas con detenimiento y algo de reflexión estos postulados y si crees que van a ser útiles en tu vida, los interiorices y los vayas haciendo tuyos.

 

GESTIÓN

Del latín “gestio” hace referencia a la acción de gestionar y administrar algo, una cosa o situación.

Gestionar tiene que ver con realizar todos aquellos trámites que tienen la finalidad de resolver una situación, materializar un proyecto y alcanzar un deseo o anhelo.

Administrar tiene que ver con gobernar, dirigir, disponer, ordenar y organizar una determinada cosa o situación.

Y una vez definidos los conceptos, pasemos a hacer una reflexión sobre todo aquello, que en mi parecer implica, un sereno caminar por el sendero del cambio.

 

 

Tenemos una tendencia natural a perpetuarnos, a que nada cambie, a que la vida, aunque no sea ni siquiera cómoda, no se mueva de donde está porque estamos bien así, y si no lo estamos tanto, ¡ya nos acostumbraremos!

Refranes de toda la vida en el saber popular y el inconsciente colectivo nos dejan perlas como: “Virgencita que me quede como estoy”, “más vale malo conocido que bueno por conocer” … ¿Te suena?

Y es muy curioso que esto ocurra, cuando en el fondo, todos sabemos que la vida, las circunstancias y los estados psicológicos y emocionales, son dinámicos e imprevisibles.

 

Casi nunca nada es para siempre. Ni lo bueno, ni lo malo.

Pero ¡ay! ¡Nuestro bendito instinto de conservación y protección! Ahí está, velando permanentemente para que nada “malo” nos ocurra, para que podamos estar tranquilos y no sufrir…

 

Y claro, todos queremos estar tranquilos y no sentir dolor. Y estar bien, y no tener complicaciones, y vivir en paz y alegría y ser felices y…Sí, querid@, esto es posible, pero en un mundo ideal, no en el mundo real. Al menos, durante todo el tiempo…

Pero no me malinterpretes, no tengo intención de darte un mensaje pesimista ni de desesperanza. Mi intención al escribirte es exactamente la contraria (espero haberlo logrado cuando finalices de leer este escrito…).

 

Continuemos. Para tener una vida mejor, para crecer y desarrollarnos como seres humanos en constante evolución, para disfrutar de nuestro paso por este mundo y que en última instancia para que todo tenga sentido, tenemos que aceptar que el cambio es una constante inevitable y permanente en nuestras vidas.

Y si me apuras y lo abrazas, ¡mucho mejor!

 

Es la resistencia al cambio lo que produce dolor y sufrimiento. El cambio en sí mismo forma parte de nuestra existencia. Está ahí y es una constante inevitable y permanente. Es lo que nos permite aprender, crecer, desarrollarnos y evolucionar. ¡Dejemos ya de ponernos en su contra!

Sí, ya sé, te da miedo…, sientes como un “algo” así en el estómago…, inseguridad…, algo en la respiración…, algo que de repente te ha hecho sentir incómod@, no sabes qué pasa, pero si sabes que lo que pasa no te gusta…

¿Has pasado por esto tú también?

Sé de lo que hablas, sé lo que piensas y sé lo que sientes, porque yo paso por ello constantemente. Y me revelo, y me enfrento, y sufro…Y es en este momento de estar hart@, de no poder más, cuando empieza el camino consciente a recorrer.

 

¿Te suena?

El proceso anterior creo que es casi necesario, pero sólo hasta que te das cuenta, lo aceptas y empiezas a buscar el “Cómo” y el “Para qué”.

 

He comprobado en mí misma y en muchas otras personas, que han sido mis clientes y pupil@s, que una Mentalidad y una Emocionalidad Adecuada son la base del éxito sin sufrimiento.

¡Vaya! Mientras leo lo que yo misma acabo de escribir, pienso: ¡qué fuerte!, ¿verdad?

Sí, queda contundente. Eso es cierto, pero no es menos cierto que saber, aceptar, hacer y agradecer bailando con la vida, acompasándonos a sus ritmos y aceptando el dinamismo y el cambio como animal de compañía nos harán tener una vida realmente digna de vivir y experimentar.

 

Brevemente, explicaré qué entiendo por Mentalidad y Emocionalidad Adecuada y aunque hablo de ellas por separado, para intentar aclarar, van juntas.

 

Cuando hablo de Mentalidad Adecuada me refiero a identificar, comprender, aceptar y agradecer LO QUE ES.

La Mentalidad se compone de lo que piensas, de lo que crees y de cómo interpretas lo que ocurre.

Así pues, si tú piensas y crees que algo es así y así, y es para esto y esto, y no hay vuelta de hoja, y las cosas son así, y no hay más que hablar, has de tener en cuenta que estás hablando de tu interpretación y tu significado de la realidad.

Este significado que tú le otorgas a las cosas es el tuyo. Es tu mapa de la realidad, no es la realidad en sí misma. Es tu interpretación de la realidad y el significado que tú le estás dando a las cosas que ocurren.

 

¿Hasta aquí bien? Ok, continuemos, pues.

 

Si esta manera de funcionar no te hace sentir bien, es obvio que tienes que cambiarla pues como dice una frase bien conocida “es de locos y necios pensar que haciendo lo mismo vas a obtener distintos resultados”.

 

Si queremos una vida diferente, tendremos que hacer cosas diferentes y es ahí donde entra El Cambio.

El Cambio a veces es buscado, es necesitado y es querido por nosotros, pero en otras ocasiones, nos sorprende, nos atropella, viene como sin avisar y nos arrolla sin que lo hayamos visto venir…

Sea cual sea su forma y presentación, llega y pide su espacio.

Así que, teniendo en cuenta que esto es así, cuanto antes nos demos cuenta y empecemos a trabajar a nuestro favor, más suave y adaptativo será el proceso.

 

Con la Emocionalidad, me refiero al conjunto de emociones que vas a sentir durante el proceso de cambio. El dinamismo, la intensidad y la diversidad de tu mundo emocional va a ser decisivo en tu bienestar a lo largo del proceso.

Por eso, y desde mi punto de vista, cuanto más sepas y mejor preparad@ estés, mejor podrá ser tu experiencia durante el viaje.

Saber sobre Mentalidad y Emocionalidad es el primer paso. De alguna manera tranquiliza y te predispone con optimismo.

 

¿Cuál es la mejor manera de afrontar el proceso de cambio?

En primer lugar, permíteme recordarte que la mejor manera de afrontar el proceso de cambio es la tuya.

Confía en tu Potencial, en tu Esencia y en tu Ser.

Conecta con tu Poder Interno y alíate con él para encontrar y resolver lo que necesitas.

Aunque a veces sea difícil creer, te aseguro que tienes todo lo que necesitas para hacer tu camino con seguridad, confianza y éxito.

Recuerda que a veces nos despistamos, nos perdemos, nos alejamos de nosostr@s y de lo que es…, mas…, para…, respira…y sonríe. El proceso es tuyo y para ti y está aquí para hacerte crecer y ser y estar mejor.

 

La travesía la puedes hacer en solitario o en compañía de alguien.

Tú puedes elegir.

Si eliges hacer tu camino acompañad@, busca un Coach profesional que te de confianza. Que sientas que te puede ayudar y animar en los momentos más bajos, que va a guiarte en los más tortuosos, que está a tu lado en los momentos de soledad, que va a iluminarte en los momentos más oscuros y que va a empoderarte cuando te encuentres con menos recursos.

 

Elige pues. Y recuerda que cualquier decisión está bien. Es la tuya y tú sabes lo que es mejor para ti.

Te aseguro que es más fácil de lo que crees y tienes lo que necesitas para resolver.

¡Confía y Avanza!

Si cuentas conmigo, con mucho gusto te acompaño.

 

¡Te deseo lo mejor!

Un abrazo,

Itziar Aizpuru

Coach Estratégica

Co-Fundadora CredeSER

 

P.D.: Si este artículo te ha parecido útil y crees que también puede serlo para otras personas que conozcas, por favor, compártelo en tus redes sociales. Te invito a que me comentes qué te ha parecido. Estaré encantada de leerte.

Si quieres contactar conmigo, escríbeme a itziarcoach@gmail.com. Contesto todos los mensajes personalmente.

¡Muchas gracias!

 

Co-Fundadora de CredeSER 

Coach Especializada en:

  • Inteligencia Emocional
  • Empoderamiento de la Mujer
  • Toma de Conciencia y Autoconocimiento

Empoderamiento Femenino, Inteligencia Emocional y Toma de Conciencia

Sin comentarios

Publica un comentario

Share This