CUANDO NO SOY IMPORTANTE…

CUANDO NO SOY IMPORTANTE…

Si hace un par de semanas te hablaba de una palabra que puede cambiar completamente tu vida, que se trata de invertir en ti mismo, de su poder y de por qué es tan importante, esta semana nos vamos hacia el otro lado de la balanza:

 

Cuando yo no soy importante en mi vida 

-¿Qué pasa cuando yo no invierto en mí mismo?

-¿Qué pasa cuando los demás están en primer lugar?

-¿Qué pasa cuando yo no soy importante?

 

¿Por qué me siento mal? 

Cuando no inviertes en ti mismo ya te has dejado claro un mensaje en tu cuerpo y mente: no eres importante para ti. ¡Ojo!, también puede ser que te guste fluir con la vida, que te guste lo que hay y creas que no necesitas cambiar pero me imagino que sabes a lo que me refiero.

Me refiero a cuando ni siquiera guardas un tiempo para ti, cuando no te conoces, cuando no te atreves a mirar dentro y cuando no cuidas tu cuerpo y mente como cuidas tu casa o tu coche.

A lo mejor son los demás, tu carrera o es el trabajo. Pero tú puedes aguantar como siempre has aguantado. Lo más importante es sacar el trabajo adelante, hay que cumplir con las cosas, con las personas y con los compromisos. Puedes seguir estando en la sombra porque total no eres importante ni te pones en primer lugar.

A veces tu salud se resiente, tu cuerpo te habla y te está diciendo “dame atención, hay algo que no va bien”, te envía las señales pero las sueles ignorar, porque no comer bien no dormir o estar constantemente estresado hoy en día, es “algo normal”.

A veces ni te das cuenta de lo que sientes, solo sabes que algo no está bien, porque la atención no está en ti, pero seamos sinceros probablemente ni te conoces.

Tienes capas y capas y capas como las de la cebolla que explorar porque nunca te has atrevido a mirar dentro, no te has atrevido a ser tú y a saber quién eres, te has dejado llevar en todo momento por los demás o por lo que los demás piensan de ti, por la sociedad, por el que dirán, por lo que hay que hacer, por seguir la corriente pero si frenas por un segundo y te observas no sabes quién eres ni por qué estás aquí.

Y como tu atención suele estar fuera muchas veces pones a los demás en primer lugar.

 

¿Por qué me preocupo tanto por los demás?

Estás acostumbrado a mirar y a cuidar de los demás, pero ¿qué pasa contigo?

¿Qué pasa cuando los demás no te responden como tú esperabas?

Pues te sientes mal, porque los has puesto en primer plano, les has dado todo y ellos ni se han enterado inclusive, ni lo han valorado.

Te sientes mal porque crees que te mereces más, te mereces también su cuidado y atención.

Lo has entendido mal, pensabas que por dar tanto ibas a recibir mucho pero lamentablemente, no es así. Y te sientes fatal, si lo has hecho todo por ellos, has dejado tus planes a un lado, has hecho sacrificios por ellos y no son capaces de verlo.

Y te sientes agobiado, estresado y sin tiempo para ti. Todos te reclaman y no sabes cómo desdoblarte para ayudar a todo el mundo.

Estas cosas pasan cuando tú no eres lo más importante.

Para ayudar bien a los demás tú también tienes que estar bien. Hay una frase de mi profesora que siempre recuerdo: no puedes dar lo que no tienes dentro. Sitúa en primer lugar tu salud y tu bienestar y luego podrás ayudar mucho mejor los demás.

¿Cómo vas a ayudar si tú estás mal? ¿Crees que va a ser beneficioso para ambos?

Primero descubre tu felicidad y luego podrás ayudar a los demás a ser felices.

Ya decía Osho que, “si no eres egoísta no puedes ser altruista, si no eres egoísta no puedes ser generoso”.

Parece una paradoja pero primero tienes que ser para hacer. Si quieres ayudar a los demás te tienes que ayudar a ti mismo, ser una persona que se ayuda primero a si mismo. Si quieres que los demás sean felices, primero has de ser feliz tú. Y si quieres recibir amor sé amor primero.

Pero como hablábamos antes que pasa cuando no eres importante, cuando no eres el gran protagonista de tu vida, te pasan todas estas cosas.

 

¿Por qué no me siento importante? : 7 señales de que necesitas centrarte en ti 

 

1. Cuando no eres importante tu autoestima se ve afectada.

2. No ves tu valía solo por ti mismo, que te tienes que reafirmar en lo externo. Por lo que buscas cosas, situaciones y personas que te traigan la felicidad, que te den la sensación de estima de que te lo mereces, que te hagan sentir bien y seguro. Que te hagan sentir como si recibieras una palmadita en la espalda de confort y así por lo menos no te sientes tan mal.

3. Tu confianza también se tambalea. No tienes confianza en ti mismo para lograr lo que realmente quieres, ni para poner en marcha tus propósitos. No tienes confianza en tus proyectos y tienes un montón de ideas y sueños abandonados esperando a que lleguen mejores días.

4. Te tomas las cosas de manera muy personal. Cuando algo pasa o cuando alguien te critica tu ego se siente atacado y enseguida te pones a la defensiva. Además te cuesta mucho perdonar a los que te han hecho sufrir.

5. Te cuesta creer en ti y a veces ni tú mismo te tomas en serio. Por lo que ante cualquier nueva situación en tu vida enseguida la pones en duda y la cuestionas constantemente.

6. La vida es confusa, difícil y dura. La vida es eso que te ocurre. A saber lo que te depara la vida y donde estarás dentro de unos años. No te sientes creador de tu vida. Eres una víctima de las circunstancias.

7. El tiempo pasa y parece que no lo has aprovechado. Sientes que no has cogido el timón de tu vida y podrías dar mucho más de ti.

Todo esto me ha pasado a mí, durante años no me he sentido creadora de mi propia vida, sentía que la vida me llevaba y pasaba por muchas situaciones con cierta amargura y sin poder percibir los valiosos aprendizajes y experiencias la vida me tenía reservados. Solo con el tiempo y trabajando en mi pude darme cuenta de muchas cosas.

Pero no te preocupes. Muchos, diría que casi la mayoría hemos estado ahí. Hemos seguido unas reglas de la sociedad y un modo de pensamiento muy similar en el que estamos programados para atender a la escuela, al trabajo, a nuestra familia y amigos y a todo antes que a nosotros, todo parece más importante y tener más prioridad que atendernos a nosotros mismos. Muchos hemos vivido en piloto automático por muchos años.

Así que en el próximo artículo compartiré unos pasos BÁSICOS pero súper importantes para tu desarrollo personal que pueden suponer un cambio cuántico en tu vida, que puedes dar y que yo misma he dado para atenderte a ti primero y a tratarte con la importancia que te mereces.

Si te ha gustado este artículo o crees que le puede servir a alguien compártelo y cuéntame ¿te has sentido alguna vez así?

 

ricamenteblog¡Hola!Soy Pamela, la autora de ricamente.net, el blog donde escribo y exploro el desarrollo personal y la mente desde un punto de vista diferente y donde ayudo las personas a desbloquear sus mentes: a cambiar sus creencias, romper con sus límites mentales y a conseguir los cambios que desean en si mismas o en sus vidas.

También me puedes encontrar en Facebook, Instagram y Pinterest

Comment ( 1 )

  • SANTY

    EXCELENTE me siento totalmente identificada y me gustaría seguir profundizando en este tema ¿como puedo hacerlo? GRACIAS

Publica un comentario

Share This