CÓMO COMENZAR DE NUEVO EN LA VIDA

CÓMO COMENZAR DE NUEVO EN LA VIDA

En el día a día de la vida vamos apartándonos de nosotros mismos, de nuestro centro.

Quizás porque no nos conocemos bien; quizás porque tomamos decisiones distantes de quienes somos; quizás porque ejecutamos normas no escritas de la sociedad.

La cuestión es que vamos haciendo, sintiendo y viendo nuestros días totalmente automatizados, en los que se repiten uno tras otro el mismo pensamiento, la misma emoción, las mismas acciones y los mismos resultados.

Vamos cediendo espacios a lo que no soy, obedeciendo a lo que me señalan como correcto; que aquello u lo otro es lo habitual; lo que dicen que ahora toca hacer así porque es lo “normal”.

Hasta que nos vestimos de desgana, incredulidad, desconfianza, desasosiego, rechazo,  pereza, desesperanza y apatía.

Llegamos a creernos que la vida es esto y que hay que “aguantarse” con lo que a uno le ha tocado; que hay que aceptarla y resignarse con lo que hay porque así lo elegimos en el pasado.

Aquí todavía, no se nos pasa por la cabeza cómo comenzar de nuevo ni sabernos capaces de crearnos una nueva realidad.

Ni siquiera que existe la posibilidad de cambiar nuestra situación en las áreas en las que no seamos felices, plenos o nos generen insatisfacción e incomodidad.

Solemos correr el peligro de mirar con un naturalidad pasmosa a nuestro alrededor y compararnos con otros que consideramos que  están peor y así  sentirnos  satisfechos o menos frustrados.

Y después pasamos a  compararnos con los que están mejor y decimos:

"¡Qué suerte han tenido!"

En España solemos llamar  suerte al que le va bien:

"¡Qué suerte han tenido!"

Pensando que todo lo conseguido lo ha comprado en el club gourmet de El Corte Inglés. 

Después de la envidia viene la descalificación e incluso el rechazo y el boicot a estas personas en lugar de tomarlas como referentes para modelarlas. (Tranquilos que esto ya creo que está evolucionando también).

Lo que te propongo en este artículo sin más es tomar las riendas de tu vida aprovechando las circunstancias adversas que puedas haber atraído como: un accidente, una ruptura,  tu  frustración y sufrimiento, para mejorar la calidad de tu vida.

 

¿Cómo comenzamos ayer a caminar donde ahora estamos?

Y aquí nos quedamos girando y girando, viviendo el día de la marmota, adictos a nuestra miserable vida con estándares  tan bajos... Apoyándonos en pilares tipo:

“Esto es lo que hay”, “eso es para otros”, “yo no he tenido medios ni suerte”, “no aspiro a tanto”, “no puedo cambiar”, “este es mi sitio”, “ya estoy mayor”, “no valgo para eso”, “no quiero hacerme ilusiones”, “mi realidad es esta”, “déjate de sueños y pájaros volando”  …

Y así elegimos crear y habitar en el fango de la vida donde el miedo es nuestro Dios; la autocompasión la vecina que viene a saludarnos; la esperanza ya ni asoma por la ventana; los sueños son….

¿Qué eran los sueños?

¿En qué momento sacamos el billete para este trayecto, para este destino donde la marmota acampa a sus anchas?

¿Cuándo desviamos nuestra mirada hacia fuera abandonando nuestros sueños, nuestro ser, quienes somos?

¿Cómo hicimos para creer más en otros que en nosotros mismos?

Enfermedades, malestar, enfado, baja energía, ataques de rabia, egocentrismo, envidia, crítica, frustración, rigidez, profunda amargura enmascaradas de falso bienestar de puertas para fuera.

"En el camino de la vida, al final quien te espera eres tú mismo".

¿Qué le va a contar tu personaje a tu alma cuando llegues a ella?

¿Cómo hacer para sostener su amorosa y verdadera mirada?

¿Qué historia le vas a contar?

Quizás sientas arrepentimiento, ganas de salir corriendo hacia atrás en el tiempo.

Quizás sientas ese gran dolor que te aprieta en el pecho, que te oprime la garganta por no haber sido capaz de decidir vivir desde tu alma ganándole a tus miedos, en lugar de vivir desde tus miedos vendiendo tu alma.

Preferimos seguir quejándonos  y echar culpas fuera posicionándonos como víctimas que hacer algo por cambiar nuestra situación.

 

¿Qué te tiene que pasar para comenzar a creer que una nueva realidad es posible?

¿Cómo comenzar a caminar quién eres?  Conociéndote.

¿Hasta qué punto no escuchamos nuestras necesidades de tipo psicológicos, es decir, mentales y emocionales?

¿Hasta qué punto nos queremos tan poco, nos respetamos nada, nos toleramos todo, nos amamos nada?

Nuestro ser necesita expresarse. Para esto ha venido aquí. O ¿qué sentido tiene sino nuestro paso por el planeta Tierra? Somos seres espirituales viviendo una vida terrenal.

Nuestro cuerpo necesita ser sentido y escuchado; nuestra psique necesita ser atendida cuando nos envía mensajes a través de las emociones.

Cuando te das cuenta de que eres capaz de crearte una nueva vida puede que sientas escalofríos, los pelos de punta, te abres a la vida conectado con la fuente y puede que sientas miedo.

Cuando conectamos con nuestro poder, sentimos una mezcla entre saltar al abismo y la responsabilidad de qué hacer con esta libertad que descubrimos que tenemos y qué hemos hecho hasta ahora estando dormidos.

 

¿Cómo comenzar a caminar quién eres?

Viviendo desde el amor, el amor hacia ti mismo. Esto es lo primero que me sale decirte. 

Una vez llegas a tu límite de frustración, bien de dolor o sufrimiento, comienzas a percibirte como un ser más muerto que nunca a la vez que más vivo que nunca.

Haces balance de quién has sido, dónde estás, quién eres y dónde quieres estar.

Piensa si quieres seguir haciendo esto que ha transcurrido en tu vida hasta ahora y para qué lo haces. 

Toma consciencia que, cuando sigues a otros, te sales de tu sintonía vibracional y entonces no tienes nada que dar. Aquí caminas desde el miedo, desde los condicionamientos, desde el qué dirán, desde "lo hago porque es así" o "porque así debo ser".

Aquí te has desconectado de tu fuente. No sabes quién eres, no tienes nada que dar.

Permanecer unos instantes en ese vacío que puedes sentir da vértigo sí, aunque es el peaje a pagar para sentirte, para conectarte de nuevo con la fuente, con tu vibración la cual te hará amar lo que eres.

Un cambio comienza  cuando tú mismo te preguntas esto que los coaches llamamos preguntas poderosas, preguntas que no te has atrevido a indagar sobre ellas, preguntas que te abren una nueva visión de vida:

- ¿Qué sentido tiene esto que hago?

- ¿Hacia dónde voy? 

- ¿Es este camino el que he venido a caminar?

- ¿Qué tengo para dar?

Y sigues respondiéndote o permitiendo que tu mente busque las respuestas que, desde tu más profunda honestidad, te serán dadas: 

-  ¿Quién soy? ¿Cuáles son mis ilusiones?

-  ¿Qué es lo más importante para mí de mi vida?

-   ¿Qué es lo que más valoro?

- ¿Cuál es mi propósito? ¿Qué me mueve en este mundo? ¿Qué me hace vibrar, conectado con el resto del mundo?

-  ¿Cuál es tu momento ideal de felicidad?

-  ¿Qué cambiarías de ti mismo? ¿Qué te gusta de ti?

-  ¿Qué personas sientes que te  acompañan?

-  ¿A qué te dedicarías si pudieses cambiar de trabajo?

-  ¿Qué única cosa salvarías ante un incendio de tu casa?

Conocerte es el primer paso para quererte, respetarte, aceptarte y estimarte.

 

¿Qué me regalaré comenzando de nuevo?

1.- Autoestima:

La autoestima procede de tu grado de conocimiento acerca de ti, de aceptarte y de permitirte caminar quién eres. Un ser desconectado de sí mismo es un ser sin estima hacia él.

¿Cómo vas a valorar, querer y confiar en alguien que no conces?

Piensa en el proceso de confianza y valor que le das a alguien que comienzas a conocer: amiga, novio, jefe, todo comienza

2.- Encontrar tu sitio en el mundo:

Me gustaría preguntarte si sientes que estás en el lugar exacto para ti o, por el contrario, sientes que todavía no has encontrado tu lugar en el mundo.

¿De qué crees que depende esta percepción? Cuando primero eres y haces lo que eres a través de tus actitudes, aptitudes, valores, proyectas tus sueños... Estás alineado con la vida, tu vida tiene sentido.

3.- Vives plenamente:

Al vivir alineado con quién eres, conectado con la fuente, tu manera de caminar de nuevo será toda proveniente de tu interior, allí donde reside tu felicidad, tu fuerza, tus para qué haces lo que haces, tu paz, tu plenitud.

4.- Ejemplarizas:

Como madre que soy siempre tengo esta palabra en mi cabeza porque los padres, tutores, educadores somos referentes de los  niños que tenemos a nuestro cargo. También amigos, conocidos, familiares, etc.

¿Cómo crees que lideras? Ordenando porque lo digo yo, desde la incoherencia de digo esto y hago lo otro, o desde el simple ejercicio de hacer lo que piensas y dices.

¿Quién es tu referente en tu vida? Piénsalo y comprueba qué te ha movido hasta ahora en tu vida.

5.- Salud:

Cuando vives en plenitud, con autoestima, sabiendo cuál es tu lugar y liderando tu vida el resultado más evidente es la salud que adquieres.

La energía vital anda a sus anchas dentro de ti, te vuelves creativo, te vuelves alegre, te vuelves dador, te vuelves amor. Y ¿qué pasó con los miedos? Los miedos siguen contigo a tu lado observando todo lo que haces, alerta por si tienen que coger el mando, pero ellos ahora confían en ti y saben que ya no tienen que reprimir tu camino.

6.- Propósito:

Pasar de vivir la vida que en algún momento iniciaste por lo que fuera, ( no te pares a echar culpas que no sirven para nada, sólo para excusarte de nuevo), y comenzar a vivir la vida que eres desde tu ser, desde tu amor, reconociéndote en ella, expresando   tus dones, expandiendo tu luz, sirviendo al mundo es lo que hoy te invito a hacer.

 

Espero que mi artículo te haya gustado y, sobre todo, que te haya servido.

¡Deja tus comentarios y comparte para que a otras personas en tu situación también les ayude!

 

Gracias

¡Hasta la próxima!

 

Soy Claudia González, Coach personal para la mujer que comienza a caminar sola tras su separación. El Coaching me ayudó y enseñó a abrazar la soledad para aprender a amarme y amar mejor.

Puedes encontrarme en mi página web caminandoconclaudia.com

Email de contacto: hola@caminandoconclaudia.com

Enlaces de interés: Facebook e Instagram

Sin comentarios

Publica un comentario

Share This