CUIDADO CON LOS DESEOS… A VECES SE CUMPLEN

CUIDADO CON LOS DESEOS… A VECES SE CUMPLEN

Ya nos hemos incorporado a la rutina. Ya estamos inmersos en nuestra normalidad, trabajo, estudios… Las vacaciones ya casi forman parte del recuerdo y empezamos a hablar de ellas como el verano del 2018.

Hemos iniciado esta nueva etapa quizá con deseos nuevos, con retos. Nos hemos sentado con nosotros mismos y hemos pensado qué queremos hacer en este periodo que iniciamos ahora.

Si no has hecho nada de esto y has continuado con tus actividades habituales, quizá te resulte de interés leer mi artículo anterior donde hablo de “Volver a la rutina”. Te invito a hacerlo aquí. Puede que te sirva para dar otro enfoque a tu realidad y a tener nuevas perspectivas.

 

¿Has comenzado a hacer algo nuevo y diferente respecto a antes de las vacaciones?

 

Independientemente de la época del año en que nos encontremos, seguro que tienes sueños, deseos por cumplir. Situaciones o estados que quieres alcanzar. Quieres conseguir algo concreto y no se trata de ir al gimnasio con regularidad o de iniciar unos nuevos estudios, que está muy bien, pero algo más global, más profundo…

Puede que estés luchando o esforzándote en algo. Un trabajo nuevo o mejor que el que tienes,  tener pareja o formar una familia. Una casa o un nuevo proyecto emprendedor, etc.

Te pido que hagas lo siguiente a continuación:

 

Cierra los ojos.

Piensa por un momento en eso que tanto deseas.

Si estás relajado y tranquilo, mucho mejor.

Visualiza todo lo que te gustaría conseguir. Si es posible, con todo lujo de detalles. Con los colores, los paisajes, el entorno, el lugar, la situación. Cuanto más completa sea la imagen de tu deseo, mejor.

Disfruta este momento. No tiene duración concreta ni estimada, sólo recréate en él.

Piensa cómo te gustaría que fuera tu deseo.

¿Qué sensaciones tienes? ¿Sonríes? ¿Te emocionas?

¿Qué le sucede a tu cuerpo cuando piensas en este deseo?

Sueña en estos instantes cómo te verías en él, ya conseguido.

Qué cosas tendría que tener para que fuera algo ideal y perfecto para ti. Detállalo mentalmente.

Tómate el tiempo que quieras y necesites para saborear este momento.

Y cuando quieras, vuelve a tu realidad y recuerda lo que has visto en tu mente. Lo que has soñado despierto. Lo que has experimentado.

Si lo deseas, puedes escribirlo, dibujarlo, tomar algunas notas…

¿Cómo te sientes ahora?

 

Seguramente las sensaciones sean muy variadas. Cada persona lo vivirá de una manera o le causará un impacto u otro.

A través de esta pequeña visualización, habrá quien se sienta pletórico, entusiasta, optimista. En definitiva, confiado en conseguir antes o después ese sueño que ha vivido. Puede servir de refuerzo para afianzar y establecer un plan de acción. Una lluvia de ideas encaminadas a conseguir el objetivo deseado.

Otras personas, volverán a su realidad, seguirán con sus tareas y actividades y puede que piensen, “qué bueno sería conseguirlo”. Pero no le darán más importancia y continuarán con sus vidas exactamente igual que antes. Sin dramas, pero sin acción ni cambio ninguno.

 

¿Qué opción has experimentado tú?

¿Con cuál te sientes más identificado?

 

Si soñamos con tener un empleo, podemos necesitar y acogernos a cualquier oferta, si esa es nuestra prioridad y urgencia. Pero podemos querer un trabajo a media jornada que nos permita conciliar vida laboral y personal. Apostar por un proyecto emprendedor donde pongamos nuestras inquietudes y negocios. O luchar por tener una profesión de prestigio, con una buena situación económica donde pongamos el énfasis en nuestra proyección laboral antes que otros aspectos.

Todas estas situaciones se relacionan con conseguir un trabajo, pero cada una esconde una prioridad, una necesidad que atender o una preferencia personal.

Si escribo el deseo en mi cuaderno, si lo visualizo como realmente me va a resultar satisfactorio, no solo me servirá para establecer un plan de acción donde especifique las acciones pertinentes para alcanzarlo. El destino, el universo, mi propia fuerza, traerá a mis manos ese sueño antes o después.

Si el universo lo tiene preparado para mí y si mi esfuerzo acompaña ese camino, lo conseguiré.

 

Si no está en mi destino, puede que nunca llegue a mi vida.

Pero vendrán otras cosas, se abrirán puertas y ventanas nuevas.

Si lo consigo, tendré una gran alegría y satisfacción. Orgullosa de haberlo alcanzado, seré la persona más feliz del mundo.

Pero todo tiene su dificultad, cualquier cosa que hacemos tiene su obstáculo.

Conseguir nuestro sueño, tendrá situaciones difíciles de superar. Momentos complicados de sobrellevar que me hagan dudar de mi deseo, incluso arrepentirme por haberlo deseado.

No se trata de poner el foco en lo negativo, cosas que pueden ocurrir, pero que la mayoría de las veces, ni se acercan, ni suceden. Consiste en visualizar nuestro sueño de una forma real y objetiva. Estar plenamente convencidos de querer conseguirlo y ser conscientes del sacrificio y esfuerzo que puede suponer.

 

Si pensamos en ello,

             ¿Queremos seguir teniendo el mismo deseo?

 

Esta será la pregunta clave.

Si la respuesta es afirmativa, estaremos fuertes para seguir luchando por nuestro objetivo. Si, por el contrario, nos hace dudar o desistir de nuestra idea, significará que nuestro deseo no lo era tanto o que preferimos tomar nuevas alternativas.

¿Te ha sucedido esto alguna vez?

 

Con el deseo ya cumplido, nuestra idea de cómo hubiera sido nuestra vida sin conseguirlo, se vuelve más amable.

Con la distancia del tiempo, vemos que todo tiene luces y sombras. Obsesionarse con algo que se nos resiste a venir a nosotros, puede ser una forma de vivir obcecado en algo concreto, sin percatarnos de lo que realmente tenemos a nuestro alrededor y podemos disfrutar.

Podemos llegar a pensar “no era para tanto” o “con lo que yo he luchado por esto y ahora es así, no me hace tan feliz como yo creía”. Estas sensaciones y pensamientos que nos pueden venir a la cabeza pueden generar mucha tristeza e insatisfacción. Creer que nos hemos equivocado.

Al desear algo, puede ser de ayuda ser conscientes de los pros y contras que tiene implícito nuestro objetivo. Considerar que voy a tener satisfacciones en determinados aspectos y que habrá otros con los que tenga que luchar.

Idealizar un sueño y perseguirlo sin una actitud equilibrada de análisis y objetividad, seguramente cause más frustración que satisfacción. Es difícil que todo sea tan idílico y perfecto como lo soñamos. La realidad tiene otros componentes.

Por tanto, ESFUERZO y ACCIÓN , pero ACTITUD POSITIVA y ADAPTACIÓN, también, sobre todo si no se consigue el objetivo.

 

¿Por qué yo no lo consigo?

 

Puede que no hayas trabajado lo suficiente o que el plan de acción fuera incompleto o poco eficaz. Puede que el deseo fuera más bien un capricho. O simplemente no estaba en tu hoja de ruta.

Es ahí cuando puedes mirar a tu alrededor para ver aquellas cosas que están.

Sacar el máximo partido a lo que tienes y no pensar continuamente en las carencias, en lo que falta, en lo que NO tienes.

 

¿En qué te centras tú, en lo que SÍ tienes o en lo que NO?

 

La actitud con que enfoquemos nuestros sueños; el esfuerzo que pongamos en conseguirlo y tener presentes nuestras propias circunstancias será fundamental para una plena consciencia en lo que conseguimos y en lo que no.

“Cuando realmente quieres una cosa, todo el Universo conspira para ayudarte a conseguirla.”

Paulo Coelho.

 

Espero que mi artículo te haya gustado, pero sobre todo te haya servido y en todo lo que leas, encuentres un “para qué”.

Si ha sido así, ¡Deja tus comentarios y comparte!

¡Hasta la próxima!

Miriam Hernández

 

Me llamo Miriam Hernández y soy Especialista en Coaching, Inteligencia Emocional y PNL.

En un momento de mi vida elegí el Coaching para que me ayudara a reinventarme y cambiar de etapa.

Desde entonces he ayudado a personas como yo, que se sienten bloqueadas para afrontar cambios. Les acompaño en el proceso de cambiar de actitud y buscar objetivos que realmente les sean satisfactorios.

El Coaching te permite descubrir lo mejor de ti y que seas tú el verdadero protagonista.

Comments ( 6 )

  • Raquel

    Me ha encantado!!! Miriam lo tendré en cuenta!!!

    • Miriam

      Muchas gracias Raquel!!
      A veces recibimos mensajes en el momento justo. Me alegra saber que para ti, es lo que necesitabas. Es una gran satisfacción para mí y me anima a seguir escribiendo. Un saludo.

  • Magaly

    Cómo siempre me dejas encantada cada vez que te leo. Un beso guapa y Gracias por cada palabra que plasmas en este artículo.

    • Miriam

      Gracias Magaly!! Me alegra mucho ver tu entusiasmo y tu alegría al leerme. Tu ánimo y tu vitalidad traspasa tu mensaje.
      Muchas gracias por leerme y seguirme. Miriam

  • M. Luz

    Sencillamente genial. Incluso,a veces, intentar conseguir un sueño ya te produce cierta satisfacción y sí finalmente lo alcanzas te siente genial y positiva.

    • Miriam

      Gracias, mil gracias por seguirme siempre, siempre. No hay nadie como tú!!!. Gracias, tú sí que eres un sueño cumplido!!! Un beso

Publica un comentario

Share This