CÓMO ENCONTRARÁS EL AMOR DE TU VIDA ABRAZANDO TU SOLEDAD

CÓMO ENCONTRARÁS EL AMOR DE TU VIDA ABRAZANDO TU SOLEDAD

Sí, quizás te suene raro este título y lo hayas leído dos veces.

Lo que te propongo en este artículo es tratar y profundizar acerca del  rechazo de permanecer sola y su evasión real.

Y cómo en el día a día de un  gran número de mujeres con las que trabajo, durante su etapa inmediata tras su divorcio o ruptura de pareja, transitan este camino abrazando su soledad.

 

¿Por qué “abrazar” tu soledad?

¿Por qué digo abrazando que no atravesando o superando?

Porque, en este mundo, siempre vamos a estar solas con nosotras mismas, estemos acompañadas o no con personas.

Con lo cual, el abrazo implica una mirada al ser, un encuentro, un acogimiento, una aceptación, un reconocimiento de mí misma, de mis necesidades, de mis fortalezas, de mis debilidades, de mis sombras, de mi misión en el mundo, si queremos ahondar más.

Superarla sería un vocablo que invita a un fin, a atravesar un espacio puntual para llegar a una meta y, no sería cierto.

 

“La soledad no es algo a superar, sino algo a integrar porque es intrínseco al ser”.

 

Dando pasos hacia permanecer a solas contigo sentirás que al abrazar tu soledad encontrarás el amor de tu vida, que no es otra persona que tú misma. Y, posteriormente, encontrarás el amor en los demás y amarás mejor.

La idea de Abraza tu soledad nace como una misión para invitar a las mujeres a conectar con su amor propio, autoestima y seguridad para que, desde aquí, atraigan y vivan las relaciones que desean.

Conectando con tu amor propio, con tu auto observación, con tu ser, sabrás ver al prójimo después, no antes.

Sabrás empatizar con el otro desde una conexión profunda, en la que se habrá despertado en ti un instinto humano de abrazar al ser que tienes enfrente desde una posición de comprensión, de amor, mirándote como parte de ti, ya que todos somos uno.

Estar sola, sin pareja, todavía causa rechazo. Socialmente es sentido con cierto resquemor al pensar: “¡Hum, qué raro, ya lleva sola mucho tiempo!”

Incluso es posible que nos venga a la mente algo así como:

SOLEDAD = TRISTEZA, pobrecita de mi, estoy sola, no tengo pareja, nadie me quiere, no valgo, me quedaré así siempre, todas mis amigas "felices" emparejadas........ ¿Te suena esta asociación de palabras que te llevan a una emoción determinada?

Todo es más común, normal y mejor visto si tienes pareja. ¿No crees? Quizás a un nivel consciente las escuches y parezca del siglo pasado seguir con estas ideas y juicios en la cabeza, pero ¿y a un nivel inconsciente? ¿Cuánto hay de esto impreso en nuestro ser heredado de civilizaciones de las que provenimos?

 

¿Qué piensas tú de la soledad? ¿Cómo te relacionas tú con ella?

¿Qué opinaban tus padres, tus abuelos? ¿Qué referentes tienes de la soledad en tu familia, círculo de amigos, ciudad en la que te criaste y te mueves?

Observar qué significa y cómo se relacionan con la soledad nuestros seres más cercanos, nos hará darnos cuenta de por qué hemos heredado esta misma creencia automáticamente, sin replanteárnosla nosotras.

Cuando chocamos con una creencia que nos impide o limita vivir una situación por el significado que le damos, es momento de redefinir ese significado que nos ayude y potencie.

 

Redefinir el significado de soledad:

¿Qué te provoca la palabra soledad?  ¿Estás ahora sola? o ¿Permaneces en una relación por evitar la soledad? ¿Tiene connotaciones más negativas que positivas?

Tras mi divorcio, me vi en la situación de abrazar mi soledad.  Tuve que reaprender a estar conmigo, a convivir conmigo, a descubrirme de nuevo porque me había alejado bastante de quien soy y me veía y sentía como una auténtica desconocida para mí.

Hoy, mi significado de la soledad es estar contigo: ES LA RELACIÓN QUE TIENES CONTIGO, sentirte muy cerca de ti; disfrutar de ti, saber qué hacer contigo.

 

¿Puedes permitirte prestarte tu atención a ti para tu sanación y atenderte como te mereces?

Pudiéramos dibujarla como una etapa de la vida en la cual, conscientemente, eliges vivirla abrazando tu soledad y reconectar con tu esencia, con tu niña interior para darle vida a quien verdaderamente eres.

 

Descubrirás que la soledad no existe, es un invento para alejarte de ti. Este miedo tiene su origen en la educación que hemos recibido desde niños. Una cultura que refuerza esa creencia, haciendo hincapié en la necesidad de tener a alguien a nuestro lado.

 ¿Has sentido alguna vez esta necesidad de estar a solas contigo? Me refiero a una etapa, un periodo de tiempo en el que vivir por y para ti.

(Si estás todavía en el paradigma de que ocuparte de ti y priorizarte es egoísta, te estás negando el derecho de atención que das a los demás antes que a ti).

Tras una ruptura sentimental, si dejáramos actuar a nuestra parte sabia, ésta nos llevaría a permitirnos sentir la necesidad natural de “lamernos nuestras heridas”,  de pasar  tiempo con nosotras,  atravesando la mezcla de emociones  del duelo, como son  la ira,  el dolor, la rabia, la tristeza , la comprensión, la aceptación y el aprendizaje.

Obviamente, estar sola no implica vivir aislada continua y definitivamente.  El ser humano en sí es incompleto, siempre hay una búsqueda de otro que lo complete, somos seres sociales. Según Humberto Maturana, lo que hace al ser humano no es su inteligencia, sino su  necesidad de comunicar afectos.

 

Te invito a seguir estos tips para que, si eres de las que piensas que estar sola conlleva connotaciones negativas provocando un sentimiento de rechazo, hagas esto:

¿Qué beneficios sobre ti (y los demás) podría tener el permanecer centrada en ti, en tus cuidados, en tus necesidades, en tu crecimiento, en tu proyecto de vida? 

  • Tu auto conocimiento profundo.
  • Tener tu autoestima sana.
  • Confiar en ti.
  • Quererte como mereces.
  • Respetarte.
  • Valorarte.
  • Aceptarte.
  • Estar en paz contigo.
  • Recordar quién eres y qué quieres.
  • Encontrar la energía necesaria para comenzar de nuevo.
  • Definir tus nuevas acciones.
  • Tomar decisiones coherentes con tu ser.

 

 

¿Cómo comenzar a disfrutar la soledad?

Te doy ideas:

  • Escuchar música.
  • Leer.
  • Hacer nada.
  • Prepararte tu mejor comida.
  • Disfrutar con tu peli favorita.
  • Salir a pasear más conscientemente, al prestar atención a todo.
  • Irte al cine sin tener que ponerte de acuerdo en la peli.
  • Tomarte un café o té con tus pensamientos al solecito en frente del mar, de la montaña o en tu cafetería preferida.
  • Decirte palabras bonitas con amor y dulzura imaginando a esa niña interior que llevas dentro y fuiste.

¿Cuáles se te ocurren a ti? ¿Qué disfrutas haciendo? ¿Con qué actividad pierdes la noción del tiempo? ¿Para qué podrías emplear tiempo exclusivo para ti que te haga sentirte feliz contigo? ¿Qué te ilusionaría hacer que nunca has hecho?

Es uno de los mayores placeres de la vida el compartir aquello que amas con la persona más importante de tu vida que siempre vas a ser tú.

 

Visualízate disfrutando sola de aquello que te gusta

Si te sientes sola, estás alejada de ti, de tu esencia, de tu yo verdadero.

Recuerda que NO ESTAS SOLA, ESTÁS CONTIGO.

La soledad fue un invento para alejarte de ti. Cuando decides enfrentar la soledad, eliges enfrentarte a ti mismo, a tus necesidades, a tus sombras, a tus vacíos existenciales.

Es un momento magnífico para conocerte personalmente, para investigar quién eres, qué te motiva, qué es importante para ti, qué quieres en tu vida, cómo te gusta vivir, a quién quieres a tu lado, qué requisitos debe tener una persona para vivir en coherencia con quien tú eres, cómo saber elegir a tu pareja , a tus amistades, tu modo de vida…..

Y en relación a tus exparejas,  observa y echa la mirada atrás. ¿Te has parado a pensar desde qué necesidades buscabas a tus exparejas? ¿En qué estado emocional te encontrabas?

Podrías detectar si las conociste en un momento de vacío, tristeza y necesidad para que te cubriera lo que tú, en ese momento, no te cubrías o, por el contrario, ¿la elegiste y conociste desde tu estado más óptimo de plenitud y felicidad?

En otras palabras, ¿te uniste a tu pareja o parejas pasadas esde el miedo o desde el amor?  Existen diferencias, ¿verdad?

 

Reconoce todo en ti para elegir la pareja adecuada

Si toleras el aburrimiento y el vacío abrazando tu soledad, serás capaz de desarrollar algo nuevo y, aprenderás a mirar hacia dentro de ti y no tanto hacia afuera hacia lo externo, desintoxicándote de experiencias, personas y hábitos que no necesitas.

Evitarás relaciones con personas no acordes a ti, a tus valores, a tu esencia, las llamadas “tóxicas” por comenzarlas desde un estado de huida de la soledad más que del encuentro desde el amor.  Aquí es donde se resume la idea de cómo encontrarás el amor de tu vida abrazando tu soledad.

La sociedad parece darnos el mensaje de: el único camino hacia la felicidad consiste en estar acompañado.  Y, quizás sea cierto o podamos comprar esta idea, pero ¿estar acompañado de quién? ¿De una pareja? O  este mensaje ¿puede ampliarse a amigos, familia, conocidos?

“Estar solo” es algo que se aprende. Uno aprende a estar solo, a descubrir la sensación de soledad y aprovecharla para conocerse bien y expandir sus dones, su esencia caminando el propósito de su vida.

En el camino de la soledad dejamos ese espacio en blanco para escuchar sin interferencias lo que sentimos y necesitamos.  Esto nos hará conectar con nuestra esencia, nuestra verdad, nuestro ser espiritual puro.

¡Es posible aprender a estar y vivir en soledad!

Te invito a abrazar la Soledad,  si la rechazas, para que descubras que es una ilusión más de nuestra mente dual. A través de un viaje apasionante hacia tu ser, tomando como punto de partida tu estado actual y, con todo tu bagaje, abrirte a un espacio de auto-observación para tomar conciencia, aceptarte y, desde aquí aquí, expandir tu esencia convirtiéndote en una mujer completa.

Debes ser consciente de que durante toda tu vida eres tú la que siempre va a estar contigo. Por eso, disfrutar de tu compañía debe ser parte fundamental de tu vida.

Un coach profesional puede ayudarte formas de gestionar tus sentimientos a través de tu auto observación, tu escucha, la indagación sobre ti misma.

Espero que mi artículo te haya gustado, pero sobre todo te haya servido

¡Deja tus comentarios y comparte!

¡Hasta la próxima!

 

Soy Claudia González, Coach personal para la mujer que comienza a caminar sola tras su separación. El Coaching me ayudó y enseñó a abrazar la soledad para aprender a amarme y amar mejor.

 

Puedes encontrarme en mi página web caminandoconclaudia.com

Email de contacto: hola@caminandoconclaudia.com

Enlaces de interés: Facebook  e Instagram

Sin comentarios

Publica un comentario

Share This