¡FELIZ CUMPLEAÑOS!

¡FELIZ CUMPLEAÑOS!

¡Feliz Cumpleaños!

El mes de noviembre es el mes de mi cumpleaños.

Siempre lo he considerado un mes especial por ese motivo. Los días de espera hasta que mi día llega, los días posteriores en los que hay alguna celebración... Al final, todo el mes tiene un encanto personal para mí porque hay un día en que me siento más especial que ningún otro.

Supongo que esta sensación queda en el mismo nivel que la que tiene un niño pequeño cuando es su cumpleaños, puede ser… Quizá mi niña interior se niega a crecer en este aspecto y tiene muy arraigado este sentimiento. Quizás… O seguro… No sé…

Pero también es la excusa que utilizo en este artículo para reflexionar otro punto de vista. Este un poco más adulto.

Es el mes donde me siento protagonista.

Es una excusa perfecta para reconocer mi valor y sentirme importante.

Es un homenaje a mi persona, a mí misma.

En noviembre, los planetas se alinearon para que yo naciera, en un día concreto y no otro. Ese día fue el comienzo de mi vida, de todo lo que ahora soy.

 

¿No es éste un motivo suficiente para sentirme importante?

 

Este artículo no es una descripción de mis cualidades ni de mi forma de ser. Tampoco se centra en detallar las ventajas y beneficios que existen por haber nacido en noviembre como si de un horóscopo se tratara. He querido convertirlo en algo de mayor trascendencia que la celebración de un cumpleaños, haciéndonos pensar y como en otras ocasiones, mirar hacia dentro.

Es una revisión de nuestra autoestima.

 

Me acuerdo de una frase de anuncio publicitario:

“¡Así, porque yo lo valgo!”

 

Con este lema comienzo el mes de noviembre.

Pero sería un poco escaso que sólo nos sintiéramos reyes o reinas, protagonistas o importantes, sólo el día o el mes de nuestro cumpleaños. No es así. No debe ser así.

Es un ejemplo muy representativo que podemos hacer extensivo al resto de meses, al resto de años y días de nuestra vida.

Si podemos sentirnos importantes en una ocasión, podemos hacerlo más veces.

Si hemos conseguido un logro una vez, podemos tener más.

Tomando como referencia este sentimiento “infantil” de cumpleaños, podemos reflexionar acerca de en qué estado se encuentra nuestra autoestima. Si la cuidamos o no. Si la trabajamos o, por el contrario, dejamos que se vea influenciada constantemente por agentes externos que la debilitan.

Esta tarea debería ser algo que trabajásemos desde pequeños. Deberíamos darle la suficiente importancia para aprender a cuidarnos y sentirnos bien.

Si no creo en mí, seguramente tenga más dificultades para conseguir logros.

Si no me siento bien, difícilmente podré hacer felices a los demás.

 

¿Qué valor le damos a sentirnos bien?

¿Crees que podemos trabajar en nuestra autoestima o depende de cómo nos traten los demás, la vida, la suerte…?

 

Pensar en uno mismo, en lo que nos hace bien o mal, en cómo lo gestionamos, en lo que necesitamos… Todo ello supone conocer a fondo nuestra personalidad.

Si no confío en mí como un ser de valores, de cosas buenas y malas, pero únicas. Si no comienzo por mí a darme valor, ¿dependo únicamente de que me lo den desde fuera? ¿Y si no me lo dan, significa eso que no valgo?

No se trata de que vivamos en un mundo egocéntrico donde estemos convencidos que somos el centro del universo y todo deba girar a nuestro alrededor: los mejores, los más listos, los más guapos, los más de todo. No, no es eso.

Es decirnos más a menudo cosas bonitas y agradables a nosotros mismos.

 

Esforzarnos en fomentar los pensamientos positivos y alentadores.

Darnos esa palmadita en la espalda que solemos buscar en el exterior sin pensar que nosotros podemos ser nuestro principal admirador.

Este esfuerzo cuesta mucho. Es un trabajo difícil y constante.

No es sencillo tener un diálogo interno que ayude en vez de limitar, que nos perdone y nos compadezca, que no sea tan duro con los errores cometidos.

 

¿Para qué nos sirve un lenguaje más positivo hacia nosotros mismos?

 

Para querernos más.

Para fortalecernos. Darnos seguridad y sentirnos capaces de superar cualquier obstáculo.

 

¿Hay algo que pueda hacer?

 

Para corregir una cosa, antes debemos saber en qué punto estamos. Qué decimos exactamente y cómo lo decimos.

Nuestra mente está trabajando continuamente. Nos da mensajes de todo lo que hacemos.

Anotar en una libreta los pensamientos que tenemos durante un tiempo concreto, unos días, unas semanas, puede ser una forma de que veamos cómo nos hablamos.

Si repito un mensaje negativo hacia mí todos los días en las mismas circunstancias, puede que estén tan integrados en mi mente que ni me doy cuenta de que lo hago y lo que me digo. Lo he interiorizado tanto que me parece lo lógico y normal.

Si los escribo, me puedo dar cuenta de lo qué me digo y cómo me lo digo.

Quizá leer los mensajes escritos, me ayude a cambiar esa situación:

 

 

“Eres un desastre, siempre te pasa igual”

 

 “Nunca tengo suerte con nada”

 

Utilizar palabras como siempre, todo, nunca… Son tan absolutas que no suelen ajustarse a la realidad, no son ciertas.

 

 

Soy un desastre, ¿en qué exactamente?

Puede que cocinar no sea mi fuerte, pero seguro que hay otra actividad en la que destaco y en la cocina, con dominar algunas técnicas o recetas básicas puede ser suficiente para mí.

Decirme “soy un desastre” ya me predispone para que no me salga bien. Total, haga lo que haga, lo voy a hacer mal porque soy un “desastre”.

¿Suerte?

En según qué situaciones, el factor suerte puede estar muy presente, pero realmente lo que nos pasa, ¿depende de la suerte siempre?

Y si es algo que no podemos controlar y es solo cuestión de suerte, ¿nosotros qué podemos hacer? ¿Adaptarnos a esa situación y buscar una solución que minimice el problema o dejarnos llevar por esa circunstancia que nos ha tocado pensando en lo desgraciados que somos?

¿De verdad que nunca he tenido suerte en algo?

Nos solemos fijar más en las cosas malas que en las buenas. Parece que si nos fijamos en las buenas, estamos teniendo una actitud idílica e irreal.

Pero es que centrarnos en lo desafortunados que somos, no hace más que impedirnos avanzar, hacernos sentir abatidos y rendidos, fomentando una autoestima débil y victimista.

 

¿Queremos ser así?

¿O queremos sentirnos como en el mes de nuestro cumpleaños?

 

Está en nuestra mano tener un equilibrio, buscar una estabilidad emocional que nos ayude a afrontar lo que nos sucede día a día.

Intentar estar feliz y pletórico siempre como un día de fiesta o de cumpleaños no es real ni posible. Hay que asumir momentos amargos y difíciles, pero a la vez construir una personalidad fuerte que pueda superar los obstáculos cotidianos.

 

Piensa en si existe algún momento, situación o época del año en que te sientas importante, valioso, el centro de todas las miradas.

Si no recuerdas ningún momento así, ¿no crees que sea hora de que merezcas tener esa sensación más a menudo?

No digo siempre, digo más a menudo…

Piénsalo…

 

Bastaría con creernos importantes y valiosos de manera generalizada, por definición y decirnos más frecuentemente:

“Feliz cumpleaños”

“Felicidades por haber nacido y ser cómo eres”

“Felicidades por ser tú, con tus valores y debilidades. Con tus fallos y tus destrezas porque todo ello te hace único, te da una vida propia, sólo tuya y de nadie más”

Seguro que hay muchas cosas por las que felicitarnos y no solo en el mes de nuestro cumpleaños.

 

 “A medida que empecé a quererme, dejé de ansiar tener una vida diferente, y pude ver que todo lo que me rodeaba me estaba invitando a crecer.”

Charlie Chaplin.

 

Espero que mi artículo te haya gustado, pero sobre todo te haya servido y en todo lo que leas, encuentres un “para qué”.

Si ha sido así, ¡Deja tus comentarios y comparte!

¡Hasta la próxima!

Miriam Hernández

 

Me llamo Miriam Hernández y soy Especialista en Coaching, Inteligencia Emocional y PNL.

En un momento de mi vida elegí el Coaching para que me ayudara a reinventarme y cambiar de etapa.

Desde entonces he ayudado a personas como yo, que se sienten bloqueadas para afrontar cambios. Les acompaño en el proceso de cambiar de actitud y buscar objetivos que realmente les sean satisfactorios.

El Coaching te permite descubrir lo mejor de ti y que seas tú el verdadero protagonista.

Comments ( 12 )

  • Olga

    Realmente….¡Feliz, feliz, feliz, feliz, feliz, feliz, feliz, feliz, feliz cumpleaños!!! 😘

    • Miriam

      Gracias, gracias, gracias!!!! por estar siempre ahí y por muchos cumpleaños más!!! Miriam

  • M. Luz

    Después de leer este nuevo artículo se me viene a la cabeza una frase hecha ” yo de mayor quiero ser como tú “. Los q te conocemos bien te felicitamos todos los días por ser como eres y por estar cerca de nosotros. Y como ya ha pasado el día de tu cumpleaños solo me queda decirte Feliz No Cumpleaños

    • Miriam

      Qué casualidad!! Y yo como tú, que eres un ejemplo a seguir. El que me digas eso tú, ya es todo un orgullo. Mil gracias!!! Miriam

  • Vanesa

    Hoy y siempre FELICIDADES !!
    Gracias otra vez por hacernos reflexionar! 🙂

    • Miriam

      Encantada de hacerlo!! Espero seguir haciéndolo por muchos meses más… Muchas gracias!! Miriam

  • Ricardo

    Un verdadero placer tener el privilegio de poder seguir leyendo tus artículos. Día a día, poco a poco, seguimos avanzando gracias a personas que, como tú, nos hacéis este viaje un poquito más agradable. Agradecimiento eterno. Muchas gracias por seguir ahí.
    PD.- Feliz cumpleaños

    • Miriam

      Me alegra mucho saber que te hago este viaje un poco más agradable. Un viaje que comenzamos juntos hace tiempo y que seguimos en él día a día. Mi agradecimiento eterno también por seguirme y por estar ahí en el silencio y en la cercanía. Gracias!!

  • Stela

    Wooooow Me identifico taaanto!!! Adoro todos los días de mi vida pero los de octubre tienen un color especial ❤️❤️❤️
    Acabo de encontrar mi visita mensual obligada.
    Felicidades por tu cumple, lo primero, y por tan maravillosa aportación 🎂🎂🎂👏👏👏

    • Miriam

      Muchas gracias!! Encantada de incluirte en mi lista de seguidores. Espero no defraudarte y que cada artículo te suponga una nueva aportación. Gracias por añadirte a este humilde grupo!! Un beso fuerte!

  • Claudia

    Muy bueno el artículo! ¡Felicidades para ti! Yo también cumplo en noviembre, y sí, es un mes especial para mí aquí es primavera y tiene otra luz (aunque fuera otoño me sentiría igual.
    Gracias por todo lo que entregas en cada artículo, muy oportuno para repensar

    • Miriam

      Muchas gracias Claudia!! Me alegro que te haya gustado y que hayas adaptado el contenido del artículo a tu vida, a tus circunstancias, a tu lugar… Eso es lo que pretendo, que cada persona que lo lea, lo haga un poco suyo con la reflexión, con lo que le haga sentir. Gracias por seguirme!!

Publica un comentario

Share This