LA COMUNICACIÓN: 2ª PARTE ¿NOS COMUNICAMOS O NOS DECIMOS COSAS?

LA COMUNICACIÓN: 2ª PARTE ¿NOS COMUNICAMOS O NOS DECIMOS COSAS?

En el artículo del mes anterior, empecé a hablar de comunicación. Qué significado tiene para mí, cómo la necesito en mi vida, para qué su uso y qué necesito de ella para que me enriquezca. Si no pudiste leerlo, puedes hacerlo ahora.

Es un tema amplio y se me quedaron cosas en el tintero. Por ello, esta segunda entrega quiere ahondar un poco más en otros aspectos de la comunicación.

¿Quieres saber cuáles son? Te invito a que sigas leyendo…

Comunicación al relacionarnos con los demás. Ya hemos visto los factores que tiene, qué nos aporta y cómo la llevamos a cabo, pero ¿y si hablamos con nosotros mismos? ¿Cómo es nuestro pensamiento y comunicación interna?

Así como primera respuesta, se me ocurre que dependerá del momento anímico y emocional en el que estemos.

Si me encuentro positiva, seguramente mis pensamientos y mi vocecilla interior vayan también en esa línea. Si, por el contrario, estoy preocupada o más decaída, mis mensajes serán más duros o menos agradables, es lo más probable.

Tenemos tanta cantidad de pensamientos que es imposible controlarlos todos. Creer que podemos dominar y dirigir lo que debemos pensar en cualquier situación para que no nos haga daño, no es algo real.

Pensamos lo que pensamos, nos decimos lo que nos decimos  y la mayoría de las veces sucede de forma espontánea e incontrolable.

Lo que sí podemos controlar es la gestión de dichos pensamientos. Hacer una adecuada gestión emocional de lo que pensamos, analizar qué pensamos y qué repercusión tiene para mí pensar una cosa u otra, cómo me siento y qué emociones me genera el decirme una cosa u otra y por último, cómo actúo ante un pensamiento u otro, si actúo o por el contrario lo que se produce es una parálisis y un bloqueo.

En todo este proceso, el pensamiento nos va guiando con sus mensajes, nos va dando pistas y avisos. Si estamos atentos a lo que nos decimos y vemos qué consecuencias nos produce, podremos aprender a gestionarlo de una manera beneficiosa para nosotros de aprendizaje y crecimiento.

¿Te has parado a pensar para qué te dices una cosa u otra?

¿Qué pretende conseguir tu mente diciéndote unas cosas u otras?

¿Te gustaría actuar sobre algo que piensas con frecuencia?

¿Crees que todos tus pensamientos son ciertos?

No es tarea fácil, gestionar nuestra comunicación interna. No se conseguirá ni a la primera ni a la tercera o quizás sí… No hay norma, no hay procedimiento establecido. Requiere práctica y análisis de uno mismo.

Se necesita autoconocimiento, palabra clave para comprendernos, para favorecer el entendimiento, pero esta vez con nosotros mismos.

Estoy hablando casi todo el tiempo desde la posición del hablante… Cuando hablamos con otras personas y cuando nos hablamos a nosotros mismos, pero ¿qué sucede cuando escucho o cuándo recibo un mensaje?

Si busco la escucha, quizá ponga más énfasis en hablar y contar mi experiencia. Si busco la comprensión y la empatía, esperaré que la otra persona se ponga en mi lugar. Si busco la conexión con el otro, quizás tenga que hablar exclusivamente con personas en mi misma situación.

Pero las personas que nos rodean no son como nosotros queremos que sean. Los que nos escuchan, lo hacen desde su posición, con su forma particular y propia de expresarse y comunicarse.

Si sólo nos comunicásemos con aquellos que nos van a decir y responder lo que necesitamos y lo que queremos oír, dándonos el Feedback que queremos escuchar, si esto fuera así,  todo sería perfecto (o no…), pero no nos haría crecer.

Cuantas veces, la persona que nos dice las cosas firmes, no con dureza, no hace falta ser duros ni agresivos, pero sí con claridad, nos dice aquello que no queremos saber, pero es necesario. Nos quiere y nos quiere ayudar y sus comentarios no son agradables de escuchar, pero se dicen con el propósito de ayudar, de beneficiar. Si nos quedáramos con la parte negativa de la situación y no la usáramos para hacer autocrítica o autoanálisis, seguramente no sacaríamos ninguna solución. Esa es la gestión interna que nosotros hacemos de la comunicación que nos llega cuando escuchamos.

El tono empleado, los gestos de cariño y de comprensión, hasta el ambiente, todo genera comunicación adecuada, productiva, beneficiosa y enriquecedora.

Si nuestro tono, ánimo o forma de decir las cosas es usado de manera incorrecta  es probable que la comunicación sea peor y cause mayor insatisfacción.

Las opiniones de los demás nos dan puntos de vista diferentes, nos pueden hacer reflexionar y nos ayudarán a resolver problemas. Pero sólo serán útiles si hay escucha y empatía… De lo contrario, lo que se produce es juicio, malentendidos e interpretaciones erróneas provocando dolor y malestar.

Al final, la comunicación se va extinguiendo y cada vez es menos comunicación, sino transmisión de información, de comunicados, de avisos o advertencias.

Si sentimos que nos escuchan y hay entendimiento, el Feedback que recibamos nos enriquecerá.

Quizá debamos expresar cómo nos resulta de ayuda o cómo necesitamos comunicarnos  para que la comunicación sea efectiva. Dar por sabido cómo me gustan las cosas, no hace más que provocar confusiones, lo más seguro es que no se acierte con la forma de reaccionar. Si sé lo que el otro necesita y yo quiero dárselo, a lo mejor debo quitarme uno de mis zapatos y ponerme uno de los suyos para entender y transmitir lo que yo quiero, pero con el código adecuado y sintiendo algo de sí mismo.

¿Cómo necesitas que se comuniquen contigo?

¿Qué esperas de las opiniones de los demás? ¿Cómo deben ser para ti?

¿Cómo eres tú cuando te comunicas?

¿Has expresado alguna vez tus preferencias y necesidades de comunicación o has dado por sabido que los demás tienen que conocerlas de antemano?

¿Qué te afecta más en la comunicación con alguien, lo que te dicen o cómo te lo dicen?

El cómo, la forma en la comunicación y la preocupación que pongamos en darle una forma correcta a la hora de expresarnos será directamente proporcional a la satisfacción en la comunicación mantenida.

Un mal tono,  un mal comienzo con frecuencia predispone de manera desfavorable a tener una escucha enriquecedora y de aprendizaje.

Comunicarnos con los demás o con nosotros mismos… Puedo cuidar la forma, el tono, pero ¿nos fijamos en el contenido del mensaje?

¿Cuántas veces emitimos mensajes en un lenguaje negativo que no aporta nada y que ya nos encamina a una conversación en la misma línea negativa y pesimista?

¿Somos capaces de tener un lenguaje más positivo y alentador, resolutivo y animado?

Hablar con actitud positiva nos favorece un lenguaje también positivo y solucionador. Sin quejas y sin “peros”, buscando la solución desde el primer momento que empezamos a comunicarnos. Incorporando a nuestro lenguaje más “Sí” y menos “No”. Más “Podemos…” y menos “Imposible…”

Esta percepción del contenido es aplicable a la comunicación con los demás y por supuesto con nosotros mismos.

¿Crees que hablar y hablarnos de esta manera, puede tener beneficios y provocar algún cambio en ti?

Tú eliges la manera de comunicar.

Está en tu mano contribuir a sentirte mejor tú y los que te rodean con el poder que te da el lenguaje.

¿Qué sentido tiene tener muchas cosas dentro si no sabemos o no podemos expresarlas de manera adecuada?

¿De qué sirve tener mucho conocimiento de algo si no lo compartimos con los demás?

 

“La forma en que nos comunicamos con otros y con nosotros mismos, determina la calidad de nuestras vidas.”  

Anthony Robbins.

 

Espero que mi artículo te haya gustado, pero sobre todo te haya servido y en todo lo que leas, encuentres un “para qué”.

Si ha sido así, ¡Deja tus comentarios y comparte!

¡Hasta la próxima!

Miriam Hernández

 

Me llamo Miriam Hernández y soy Especialista en Coaching, Inteligencia Emocional y PNL.

En un momento de mi vida elegí el Coaching para que me ayudara a reinventarme y cambiar de etapa.

Desde entonces he ayudado a personas como yo, que se sienten bloqueadas para afrontar cambios. Les acompaño en el proceso de cambiar de actitud y buscar objetivos que realmente les sean satisfactorios.

El Coaching te permite descubrir lo mejor de ti y que seas tú el verdadero protagonista.

Comments ( 14 )

  • M. Luz

    Enhorabuena Miriam. Sencillamente genial. Siempre con las frases acertadas, esas con las que nos identificamos y con las q nos haces reflexionar…aunque solo sea por un minuto. Sigue así. No decaigas en tu empeño de transmitir energía positiva. Espero tu siguiente artículo. Gracias por estos momentos q compartes con el mundo.

    • Miriam

      Siempre ahí, siempre incondicional y con las palabras adecuadas!! Siempre apoyando y siempre cerca. Gracias, mil gracias!!!!

  • David

    Vaya que si me ha gustado…es una reflexión tremenda…pienso que todo el mundo debería leerlo…mejoraría la comunicación entre las personas y conocernos mejor nosotros mismos…enhorabuena

    • Miriam

      Muchas gracias David!! Me alegra saber que el análisis es completo y ayuda a reflexionar. Es el mejor éxito obtenido, que sirve, que tiene un para qué.
      Gracias y te invito a seguir leyendo los siguientes artículos y que compartas entre tus contactos aquellos que consideres interesantes. Un saludo. Miriam

  • Ricardo C.

    Cuesta percatarse que muchas veces o bien la falta de comunicación o bien una comunicación ineficaz pueda causar un daño tan considerable en las relaciones entre las personas. Gracias a este tipo de artículos podemos darnos cuenta de en qué fallamos, reflexionar y poner remedio a unas situaciones tan cotidianas como trascendentales en nuestras vidas. Muchas gracias Miriam, por ejercer de guía de una manera tan enriquecedora y aportar tu granito para mejorar la vida de tanta gente.

    • Miriam

      Me alegra enormemente saber qué te ha servido para reflexionar a ese nivel tan personal.
      Con mis artículos no pretendo emitir juicios ni hacer leyes ni teorías, solo son reflexiones de lo que yo siento, pienso y vivo.
      Si mi experiencia y sentir ayuda a más personas, me doy por satisfecha y muy honrada.
      Si a ti te ha servido para reflexionar y poner cambios en tu vida, para mí, ya ha merecido la pena.
      Gracias por estar ahí. Gracias por incorporar este artículo a tu vida!!
      Gracias por comunicarte conmigo!!!

  • Alicia

    Claro que nos ha gustado Miriam, cuanto bien haces recordándonos la importancia de una buena comunicación interior exterior. A veces resulta difícil, pero artículos como el tuyo nos recuerda que puede ser sencillo si pones voluntad. Ahh.. y por añadir algo a este maravilloso articulo.. todo lo expuesto hay que trabajarlo también con los niños, ¿Verdad?
    Gracias, Miriam.

    • Miriam

      Claro Alicia!!
      Los niños reflejarán las actuaciones que ven en los adultos que les rodean. Somos el mayor ejemplo y referente para educarles.
      Y la comunicación con ellos es un esfuerzo constante, de trabajo, de acción continuada, pero confío que esta forma de actuar haga adultos comunicativos y con una gestión emocional adecuada, sobre todo para que sean personas sanas y estables mental e internamente.
      Es nuestro granito de arena, es todo lo que podemos hacer…¿por qué no intentarlo al menos?
      Gracias amiga, por ser fiel seguidora de mis artículos!! Gracias!!!

  • Antonio

    Buenos días Miriam, gran artículo, con tan poco has transmitido cosas fundamentales para una buena comunicación.
    Esperando más artículos relacionados.
    Gracias.

    • Miriam

      Muchas gracias Antonio. Me alegra mucho saber que he puesto mi granito de arena.
      Intentaré seguir en la misma línea y espero que te gusten los próximos artículos.
      Recibe un cordial saludo. Miriam

  • Juan Carlos

    No sólo el contenido del mensaje , sino la forma en la que este se transmite, es importante.

    Es indiscutible, que manifestarnos en nuestros mensajes , de una forma positiva, hace que nuestro pensar funciones en parámetros , mayormente optimistas.

    Un artículo muy acertado!!

    Un saludo

    • Miriam

      Muchas gracias Juan Carlos!!
      Todo lo que contribuya a fomentar el positivismo y el optimismo, deberíamos trabajarlo: pensamiento, lenguaje, actos, comunicación, etc… Este artículo es mi aportación al respecto.
      Me alegra que te haya gustado!!
      Un saludo. Miriam

  • Olga C.

    Excelente reflexión y muy bien expresada, como no podia ser de otra manera viniendo de ti, Miriam.

    Qué daño hacemos actuando según creemos (adivinando) lo que el otro piensa, dando por sentadas actitudes, pensamientos y actos del otro, sin haber intercambiado una sola palabra, sin preguntar ni expresarnos, sin que el otro tenga la oporrunidad de ser escuchado y valorado… en definitiva sin comunicarnos, como dices.

    Somos muy cazurros y no somos conscientes del daño que hacemos a otras personas, generalmente a los mas cercanos y queridos, sin la comunicacion necesaria.

    Sigue ‘comunicándote’ con nosotr@s en este blog, Miriam.
    Gracias por tu dedicación.

    • Miriam

      Gracias amiga!! Gracias por estar ahí siempre!!
      Me alegra muchísimo saber que mis reflexiones son compartidas, que no son únicas ni extrañas y que tienen utilidad para todo el que lo lea.
      Claro que seguiré comunicándome, porque me he dado cuenta que es algo muy importante para mí…Y a través de la escritura, seguro!!!
      Gracias!!

Publica un comentario

Share This