LOS 10 MEJORES HÁBITOS POCO CONOCIDOS QUE REVOLUCIONARÁN TU VIDA PERSONAL (E INCLUSO PROFESIONAL)

LOS 10 MEJORES HÁBITOS POCO CONOCIDOS QUE REVOLUCIONARÁN TU VIDA PERSONAL (E INCLUSO PROFESIONAL)

Somos seres de costumbres. Si te paras un momento a pensar, repites varias veces determinadas acciones al cabo del día, todos los días.

Y tus acciones te definen porque no eres lo que dices o lo que piensas, eres lo que haces.

En este artículo te quiero invitar a darte cuenta de la importancia que tiene cada día en tu vida, ya que tus días no son más que tu vida en miniatura.

Hoy te animo a adentrarte conmigo en el maravilloso mundo de los hábitos con estos 10 hábitos poco conocidos que revolucionarán tu vida personal. ¡Ojo, e incluso profesional!

Son hábitos que he formado y recomiendo a otros seres humanos, debido a lo que han supuesto en mi evolución como persona.

Sólo te quiero pedir una cosa: no te creas al pie de la letra lo que leerás en este artículo.

Simplemente mira si a ti te funciona o no. Si te motiva o no. Si te sirve para algo o no. Es decir, practica, experimenta y llévalo a tu vida.

Y es que no hay otra forma en la vida de aprender.

 “El conocimiento se puede transmitir, pero la sabiduría no” - Siddharta

 

Es decir, yo te puedo decir a ti mil beneficios acerca de los hábitos, pero hasta que tú no los practiques la primera vez, no te darás cuenta de ello.

Con este contexto y tu aprobación, comienza el espectáculo.

 

Qué es un hábito, sus 4 partes y tiempo necesario para formarlo

“Primero creamos nuestros hábitos y luego nuestros hábitos nos crean a nosotros” — John Dryden

 

Un hábito no es más que una actividad que, de tanto repetirla, realizas inconsciente y automáticamente, pero que en su día decidiste conscientemente adoptarla a tu vida.

Un hábito tiene el poder de dominar tu vida, ya que lo realizas sin darte cuenta, con poco esfuerzo energético.

Los hábitos se forman en una región de tu cerebro llamado ganglio basal y cuantas más veces realizas el hábito, más conexiones neuronales estableces y más amplias son, logrando crear caminos neuronales.

 

Las 4 partes de todo hábito

Quizás hayas leído que un hábito tiene 3 partes. Esto es debido a que algunas biografías se olvidan de la más importante: la cuarta. Te explico.

Según Charles Duhigg, en su genial libro El poder de los hábitos, para que un hábito se empiece a practicar hace falta un estímulo inicial, que dispara una rutina (acción de realizar el hábito).

Al establecer recompensas, el circuito se cierra y se refuerza la formación del hábito.

Sin embargo, según experimentos con ratas que el propio Charles menciona, para que se forme un hábito en tu cerebro se requiere de un elemento adicional: el deseo de realizarlo.

Para conocer más detalladamente cada una de estas 4 partes, los 3 tipos posibles de hábitos y cuántos días se necesitan a la hora de formar un hábito (o de cambiar uno negativo por uno positivo) te invito a descubrir cómo crear hábitos saludables.

 

Hábitos saludables poco convencionales

Hay muchos hábitos saludables como hacer ejercicio, comer sano, meditar o leer diariamente.

Esos ya los conocemos todos y este artículo no va sobre ellos.

Hoy aquí te quiero hablar de los que pocos conocen. De los que están en la sombra, esperando que alguien como tú los descubra para empezar a transformar otra vida.

En general, están enfocados a un aumento de tu energía diaria, a un incremento en tu productividad y a una mayor gestión de tus prioridades.

Ha llegado ya el momento de darte la bienvenida a mi mundo.  A ese mundo en el que no existe la duda diaria de si actuar o no, sino que los hábitos actúan por mí.

A ese mundo en el que es más fácil actuar que no hacerlo.

Bienvenid@ al fascinante mundo de los hábitos saludables. Abre bien tu mente y deja que los hábitos te lleven.

 

Los 10 mejores hábitos que pocos conocen

A continuación, te recopilo los 10 hábitos que, bajo mi punto de vista, tienen un mayor ratio relativo a “poco convencionales” vs “transformadores”.

Aplico mi orden personal, siendo el primero quizás el más conocido y el último, el que menos (o más transformador). 

 

Hábito #1: Aprovecha el transporte público

Te propongo que conviertas tus viajes en transporte público en una Universidad ambulante. Esto es, utilizar el transporte de manera efectiva.

Seguramente pases entre 1 y 2 horas al día en el autobús, metro o tren. Eso es mucho tiempo como para perderlo.

Te invito a alguna de las siguientes ideas mientras estás en el transporte público:

Idea 1) Utilízalo para aprender y educarte: lee un libro (no valen noticias de Facebook ni cosas parecidas) o escucha podcasts.

En general, cualquier material que te haga mejorar como persona o que te haga aprender algo importante o útil.

Idea 2) Utilízalo para descansar: esto sólo te propongo hacerlo en el trayecto de vuelta a casa (en el de ida no debes ir cansado. Si es así, revisa cómo duermes, la calidad de tu sueño y el hábito #2 de este artículo).

Puedes ponerte música, cerrar los ojos y relajarte o, mi preferida, una mini siesta (¡que sienta de maravilla!) y hace que cuando llegues a casa estés con energías renovadas.

Idea 3) Utilízalo para tus tareas previamente planificadas: verás, soy un acérrimo defensor de la agenda.

En este artículo sobre cómo utilizar la agenda eficientemente podrás descubrir un concepto vital y que apuesto que no conoces: la Matriz de Eisenhower.

 

Utilízalo con un propósito

La idea que quiero transmitirte es la de no utilizarlo sin un propósito definido.

Sino tenderás al entretenimiento, a ver cualquier vídeo que no has elegido ver (sino que ha sido expuesto para que veas), hacer cualquier cosa con el teléfono móvil que no has elegido hacer (sino que has sido recomendado a hacer), etc.

Creo que ya me entiendes. Al final llegas más cansad@ a casa y no has hecho nada que valga la pena.

“Las personas de éxito invierten su tiempo en aprender. Los demás, en entretenerse”.

Si no te gusta tu trabajo (como a la mayoría de las personas y como me ocurría a mí), te invito a empezar tu día real (el que te interesa, el que te aporta sentido a tu vida) en tu transporte público.

Aprovecha ese tiempo y, especialmente, el que tienes al llegar a casa por las tardes para poco a poco avanzar en la dirección en que libre y personalmente hayas elegido encaminar tu vida.

 

Hábito #2: Custodia y venera los 10 minutos después de levantarte

Te animo a que sean en silencio, libres de aparatos electrónicos y de información.

“Desenchúfate” de todo lo “desenchufable” (televisión, radio, ordenador, tablet, teléfono móvil).

Deja tu mente tranquila 10 minutos antes de empezar el día. De lo contrario, empezará a preocuparte con reuniones, número de emails a responder y otras cosas más.

Te propongo encarecidamente que no se te vaya la mano a tu teléfono móvil. Es seguramente tu peor enemigo nada más despertarte.

Si lo usas como alarma, tienes 2 posibilidades:

a) comprarte una alarma despertador (por 5 euros las tienes en el mercado).

b) seguir utilizando tu móvil (como yo) evitando la tentación de empezar (desde el minuto 0) a arruinar tu día chequeando el correo electrónico y poniendo las prioridades de otro por delante de las tuyas.

Yo he notado una abrumadora diferencia en mis inicios de día. Pruébalo y me cuentas.

 

Hábito #3: Planifica tu trimestre

Fíjate que no te estoy hablando de planificar tu día (que para mí es importantísimo). Eso, probablemente, ya lo sabrás.

Sin embargo, quiero compartir contigo la enorme importancia de planificar objetivos a largo plazo.

Y es que cuanto más a largo plazo tengas idea de lo que deseas conseguir, más “a tiro hecho” vas en tu día a día.

El orden más natural es el siguiente:

Paso 1) planifica tus objetivos trimestrales, asignando 2 o 3 objetivos a cada una de las semanas del trimestre.

Paso 2) planifica tus semanas (en mi caso lo hago todos los domingos), asignando qué quieres conseguir hacer cada día de la semana.

Paso 3) planifica tus días (en mi caso, todas las mañanas, pero es igualmente válido hacerlo la noche anterior).

De esta forma, irás de una perspectiva macro a una perspectiva micro, teniendo siempre un fin en mente (objetivo semanal o trimestral).

 

Hábito #4: Descansa en tus descansos

La clave radica en que no va tanto de descansar muchas veces, sino de descansar correctamente.

Si en tus descansos cortos estás revisando información, chequeando tus Whatsapps o pensando en qué vas a hacer de cenar, mal vamos.

El descanso sirve para descansar tu cuerpo y tu mente.

Así, te propongo el descanso corto que a mí me resulta más efectivo: salir a la calle y dar una vuelta de 5 minutos simplemente observando el paisaje (sin pensar en mis cosas), estando con atención plena en el presente (mindfulness).

Otras alternativas son:

  • ir al servicio.
  • comer alguna fruta en un sitio que no sea tu escritorio o despacho.
  • escuchar música suave mientras das un paseo o descansas.

En general, la clave está en desconectar, para así poder continuar trabajando productivamente.

 

El mejor truco para descansar: échate una “siesta”

Primeramente, quiero desterrar un mito. La siesta no es de vagos: es de inteligentes.

Una siesta efectiva es una de las mejores formas que conozco de aumentar tu energía de forma natural.

Es renovarte durante unos minutos y descansar tu cuerpo, pero, sobre todo, tu mente.

Hoy quiero que aprendas el mejor consejo de la gente efectiva: no se trata de gestionar tu tiempo, sino de gestionarte a ti mismo.

Por ello te recomiendo lo que descubrí y llevo practicando desde hace varios meses: la siesta de 20 minutos (tiempo óptimo de descanso).

Después de este tiempo serás capaz de hacer en 1 hora lo que sin siesta te puede llevar toda la tarde. Ya lo verás.

Y es que muchas compañías ya lo están implementando. Por algo será ¿no crees?

 

Cómo echarte la “siesta” en el trabajo

Si no eres emprendedor o no es fin de semana, también hay formas de realizar este hábito.

Te invito a intentar una de estas 3 opciones:

  • Comer en un lugar tranquilo (no el comedor de tu empresa) sin tocar el teléfono móvil, descansando tu mente y tus ojos.

Si quieres grandes sensaciones, prueba a comer con los ojos cerrados, paladeando e identificando los diversos sabores con la lengua.

  • Irte al servicio después de comer: resérvate 10 o 15 minutos después de la comida y siéntate en la taza del wáter para intentar conciliar el sueño.

Pueden pasar 2 cosas: que te duermas o que no. Si no consigues dormir, ese momento de descanso es genial y tiene un efecto muy reparador.

  • Descansa en el coche: ¿Eres de los que va al trabajo en coche? Resérvate 10 o 15 minutos después de comer y haz lo mismo que en el punto anterior, pero en tu coche.

 

Hábito #5: Cuéntate la verdad acerca de tu dinero

En general las personas no tienen ni idea de en qué gastan su dinero. Ni cuánto.

A mí me ha pasado.

Sin embargo, desde hace más de un año llevo una cuenta de gastos.

El hábito es simple: cada vez que compres algo, quédate con el ticket de compra y lo metes en un sobre cuando llegues a casa.

Te lo explico con un ejemplo.

Has comprado en el mercado y te has gastado 30 euros. Te dan recibo de compra. Luego vas a la peluquería y te gastas 40 euros (no te dan recibo). Al final del día te bebes dos cervezas con tus amig@s y te gastas 4 euros.

Cuando llegas a casa, introduces el recibo en un sobre para gastos y apuntas a mano tus 40 euros de la peluquería y los 4 euros de las cervezas en el ticket que te han dado en el mercado.

Haciendo esto cada día (te lleva 2 minutos y algo de disciplina), el primer día del siguiente mes, abres el sobre e introduces todos tus gastos en el Excel (1 hora como mucho).

Todo aquello que pagues con tarjeta lo añades en tu Excel el primer día del mes accediendo a tu banco de forma online.

Es muy, muy sencillo créeme.

 

Cómo crear tu cuenta de gastos

Simplemente divide tus gastos en categorías (en la siguiente imagen te muestro las mías, utiliza las que quieras) y en la última columna apuntas a qué se debe cada gasto.

Con la siguiente imagen como ejemplo, en la última fila calculas los gastos totales de cada categoría (34.3€, 25.48€, 14€) y en la última columna de la última fila, la cantidad total de gastos en ese mes (73.78€).

¿Y para qué sirve esto?

Para algo que hace mucho que no te cuentas acerca de tu dinero: la verdad. En particular, para:

1) Ahorrar más dinero al disminuir los gastos

La diferencia entre lo que gastas y la ligera idea de lo que crees que gastas es bastante grande. Te quedarás con la boca abierta (como me sucedió a mí).

Esto te llevará a ahorrar más dinero, ya que tendrás detectado en dónde se escapa con más facilidad y en dónde lo despilfarras.

 2) Crear un plan de acción acorde 

Acerca de aquellos gastos que debes eliminar, los que debes controlar y los que debes aumentar (como educación, donación u ocio).

Este hábito es realmente efectivo y te animo a que lo pruebes. Te sorprenderás. 

 

Hábito #6: Define tiempos específicos para tus ladrones de tiempo

Ya entramos en materia de la buena. El penúltimo hábito que te propongo es gestionar tus ladrones de tiempo.

Lo primero que te animo a hacer es detectarlos. Los más comunes son:

  • Redes Sociales (principalmente el muro de Facebook y el Messenger).
  • Whatsapp
  • Correo electrónico (del trabajo y personal)

Ahora te pregunto: ¿Te parece normal chequear más de 100 veces al día el teléfono móvil? ¿O revisar el correo cada 30 minutos a ver si algo nuevo ha entrado?

 

Para qué definir tiempos específicos

Principalmente, para:

1) Ahorrar una barbaridad de tiempo.

Tener más tiempo para ti o para otras actividades mucho más importantes.

2) Liberar un montón de espacio mental.

No sé tú, pero yo antes no podía siempre responder a los Whatsapp o a los mensajes de Messenger porque estaba ocupado haciendo otras cosas. Sin embargo, ¡los leía! Error muy gordo.

¿Qué ocurría luego? O se me olvidaba luego contestar o el resto del día me pasaba con ello en la cabeza, con frases del tipo “que no se me olvide que le tengo que escribir” o “luego le escribo”.

Ahora leo todos los Whatsapp, notificaciones de Facebook y Twitter y Facebook Messenger del día después de cenar.

Sí, sólo 1 vez al día.

El muro de Facebook no lo leo (no hay nada importante ahí). Reviso mis correos personales (Gmail, Hotmail y los 2 de mi blog) 2 veces a la semana (los miércoles y los domingos).

En cuanto al correo del trabajo, te propongo revisarlo en tandas determinadas veces al día que tú hayas planificado de antemano. Un ejemplo puede ser: a las 9, a las 12 y a las 16 horas.

En líneas generales, si alguien tiene algo urgente que decirte, que te llame. ¿No funcionaba así el mundo hace unos pocos años?

 

Hábito #7: Da las gracias cada noche por lo ocurrido cada día

Creo que es el más transformador de todos y por eso lo incluyo el último.

Yo lo realizo cada noche mientras me cepillo los dientes (te lleva 2 o 3 minutos) y simplemente se trata de una recopilación mental de todos aquellos momentos, personas o sucesos que te han pasado durante el día y que son dignos de agradecer.

Esto crea una armonía con el Universo (o como quieras llamarlo), dejando patente que quieres que te ocurra más de eso.

Este hábito te hace valorar mucho más cada cosa que te ocurre y dar las gracias cada vez por más momentos y a más personas.

Te reto a intentarlo y decirme si no eres capaz de encontrar al menos 6 o 7 razones por las que no agradecer cada día.

Es realmente positivo y, si lo practicas al final del día, te vas a la cama en paz absoluta. Palabra.

 

Conclusión

Aquí te he mostrado los 10 mejores hábitos poco conocidos que practico y que han revolucionado mi vida personal y profesional.

Son actividades sencillas que requieren de cierto compromiso contigo mism@ para llevarlas a cabo diariamente.

Te invito a que les des una oportunidad y experimentes con ellos. Al final, son ellos los que dominan tu vida.

“Cultiva sólo aquellos hábitos que quisieras que dominaran tu vida” - Elbert Hubbard

 

Si te ha parecido información relevante y quieres que la conozcan más personas, no dudes en compartirla por la red.

¡Ah! ¿Y sabes qué? Tengo también el hábito de responder a todos los comentarios, así que déjame aquí abajo qué impresión te ha dado el artículo.

¿Realizas alguno de estos hábitos? ¿Le vas a dar una oportunidad a algún otro? ¡Te espero en los comentarios!

 

Un abrazo,

Miguel Ángel Ibañéz

 

Apasionado de la vida, amante de la Naturaleza y experimentador de hábitos de mejora de desarrollo personal.

Ayudo a personas comprometidas consigo mismas, a conseguir ser todo lo que pueden llegar a ser en la vida, inspirándolas con mi ejemplo, mediante la práctica diaria de hábitos para una verdadera evolución en sus vidas.

Blog: enciendemivida.com

Facebook: https://www.facebook.com/enciendemivida/

Twitter: https://twitter.com/enciendemivida

G+: https://plus.google.com/u/0/+Miguel%C3%81ngelh%C3%A1bitos

Instagram: https://www.instagram.com/habitos_practicos/

Comments ( 2 )

  • Judit

    Hola Miguel Ángel. ¡Qué post más interesante! Nos ha gustado mucho que deis estos consejos para tener mejores hábitos. Como tú dices en el post, muchas veces tenemos tantas ocupaciones que acabamos repitiendo las mismas acciones al cabo del día. Además, el post es muy detallado y enriquecedor, haciendo que sea fácil de llevar a cabo en tu día a día.

    • Hola Judit,

      Muchas gracias por tus reflexiones y por tus palabras acerca del contenido del post. Y gracias por el link a tu blog que aporta más valor al contenido del mismo.

      Un fuerte saludo!

Publica un comentario

Share This