CÓMO RECONOCER LA ABUNDANCIA QUE YA HAY EN TI PARTE II

CÓMO RECONOCER LA ABUNDANCIA QUE YA HAY EN TI PARTE II

Con mi artículo anterior ya reflexionamos sobre la importancia de reconocer la abundancia que ya hay en nuestra vida y sobre la abundancia que ya somos. Y ya empezamos a dar pasos para abrirnos a la abundancia. Si no leíste el artículo, puedes leerlo aquí.

Hoy vengo a darte unos tips sencillos, pero eficaces, para que empieces a manifestar la abundancia en tu vida.

Pero antes, déjame hablarte de los seres que habitan dentro de nosotros. Sí, como lo oyes. Continúa leyendo y verás de lo que hablo y de la importancia de reconocer estos seres que habitan en nosotros…

 

SOMOS UN SER CON DIFERENTES SERES DENTRO

Somos un ser humano que tiene dentro diferentes tipos de seres que tienen diferentes funciones:

  • El ser limitante. Es este ser que nos cuenta excusas, miedos, limitaciones. Esta es una parte de nosotros que habita en nosotros y es limitante. Ahora, una vez que soy consciente de ello, yo puedo elegir ser todo lo contrario. Es decir, desarrollar mi ser esencial.
  • Mi ser esencial puede ser humilde, cariñoso, generoso, entregado, disciplinado, enérgico. … Son cualidades que habitan dentro d mí.
    ¿Cuál me interesa a mí desarrollar? ¿Mi ser esencial o mi ser limitante?
    El ser esencial podríamos decir que habita dentro del alma. Tu intuición, tus habilidades, dones, tus capacidades innatas están dentro de tu ser esencial. El ser esencial, en definitiva, son tus virtudes. Tu mejor versión. Todo lo que te hace una persona única.
  • Tu ser limitante es aquel que te impide ser la mejor versión de ti mismo. Está y ha estado ahí con la intención de protegerte, cuidarte, enseñarte grandes cosas…
  • Ser consciente o ser racional. Es el que habita en la mente. El que piensa, calcula, el que escoge el camino más corto para llegar a una calle…

Este ser consciente también en ocasiones es limitante y en ocasiones es empoderador. Si este ser racional da demasiadas vueltas a las cosas, busca el estado de perfeccionismo, si dentro de él permite que haya miedos… Por tanto, puede obrar a tu favor o en tu contra. Todo tiene un propósito positivo.

  • Ser básico. Es el ser primario. El ser que obra y opera para cubrir las necesidades vitales: comer, dormir, relaciones sexuales, divertirse, protegerse. Es el que habita dentro del cerebro reptiliano. Los niños tienen muy desarrollado este ser básico. ¿Por qué? Porque su ser consciente todavía no se ha desarrollado. No racionalizan. Son pura emoción, energía. Se pasan el día pensando en cubrir sus necesidades vitales.

Ese ser básico es el que nos da muchas veces esa fuerza, esa dosis extra de motivación cuando quieres hacer algo que muchas veces el ser consciente te lo impide por culpa de los miedos. Es conectar con esa fuerza del niño interior.

Este ser básico es el que activa el miedo cuando hay un peligro. Nos ayuda a sobrevivir.

  • Ser superior o ser espiritual. Podríamos decir que es parte de la conciencia colectiva o conciencia divina. Es el que tiene esa sabiduría interna que muchas veces no sabes de dónde nace, pero está dentro de ti. Este ser superior te guía muchas veces en momentos difíciles.

TÚ eres todo esto.  Todos estos seres que tenemos dentro, tenemos que aprender a gestionarlos y sacar la parte positiva y decidir en qué momento no escuchar aquello que nos limita. Todo tiene una intención positiva. Ahora bien, siempre que tengas un pensamiento, actitud, comportamiento limitante, ver qué beneficio te aporta e intenta cambiarlo por una actitud, enfoque, creencia que te empodere.

La mejor definición que he recibido de ser humano es que somos un animal con un DIOS dentro.

En resumen, todos somos iguales. Cada uno con sus matices, experiencias, con sus dones… Pero todos iguales en capacidades. Todos somos iguales de capaces y de merecedores de tener una vida abundante y de acumular toda la riqueza interna, espiritual, mental, emocional y material.

 

EL PODER DE LA PALABRA

El plano material es tan importante como el emocional, intelectual, espiritual.

 

¿Cómo vas a ser abundante si estás negándote y rechazando la abundancia económica y material que hay en el mundo?

 

Todos tenemos el derecho a optar a ello y a recibirlo. Elige optar a esa abundancia material también.

Aquello q vemos en los demás es algo que es parte de nosotros mismos. Sólo vemos lo que somos.

Muchas veces decimos a los demás las cosas buenas que vemos de ellos, pero no somos capaces de decírnoslas de nosotros mismos, de reconocernos. Reconocer lo bueno que hay en nosotros es un gesto de amor hacia nosotros mismos. Y lo bueno que ves en los demás es un reflejo de lo que tú ya eres. 

No necesitamos aprender que somos abundancia. Necesitamos detectarlo, sentirlo y creérnoslo porque ya lo somos. No es algo que hay que desarrollar. Es algo que hay que reconocer, sentir, experimentar y aceptar.

Y para poder desarrollar el ser hay que despertarlo.

 

Somos un ser repleto de todo lo que necesitamos para construir la vida que nos merecemos.

 

Muchas veces decimos que somos incapaces de algo. Tanto si crees que eres incapaz como si crees que eres capaz estás en lo cierto.

Recuerda el poder de la palabra.

Y pregúntate por un momento:

¿Para qué sirve decirte lo mal que has hecho algo, lo inútil que eres…?  

 

Si te lo dices a ti mismo y te lo crees, acabas convirtiéndote en ello.

 

LO QUE CREES, CREAS

Somos lo que creemos, somos lo que pensamos. Aquello en lo que me enfoco, actúo en consecuencia. Aquello en lo que más atención mental presto, se acaba creando y materializando.

Si piensas en algo mucho tiempo, tus acciones, emociones y resultados van en consonancia también.

 

¿En qué vas a enfocarte?

 

Todo lo que crees en tu mente, lo creas en tu vida.

No hace falta que creas lo que te estoy contando. Experiméntalo. Siéntelo. Pruébalo. No somos conscientes de la capacidad mental que tenemos. Entrena la mente a través del enfoque y la actitud y podrás lograr cosas que ni te imaginas.

Nuestros pensamientos determinan nuestras emociones y con mejores emociones tomaremos mejores decisiones y pondremos el foco en lo que merece la pena.

Todo está bien. Todo lo que pasa en tu vida, seguro que puedes sacar algo positivo y sacar alguna conclusión para seguir creciendo.

Dicen que todo es abundancia. Incluso la escasez es abundancia.

Pero ¿en qué te enfocas? ¿En lo que no tienes o en lo que todavía no te has convertido o en lo que todavía no has logrado? ¿O en lo que sí tienes, sí eres, en lo que sí has logrado o en lo que sí vas a hacer?        

Cuando me arruiné lo pasé fatal. Lo que en su momento lo vi como una desgracia hoy por hoy lo veo como una bendición porque me siento eternamente abundante, agradecido y pleno. Sobre todo, por haber detectado todo eso que ya hay dentro de mí.

 

El secreto de la felicidad es vivir una vida plena, alineada y congruente con tus propios valores y sentirte agradecido a la vida, a las personas y a lo que ya tienes en tu vida.

Ya somos abundantes. Simplemente tenemos que creerlo, sentirlo, buscar evidencias. Simplemente por respirar ya eres abundante. Muchas veces no somos conscientes de lo que ya tenemos. Se nos olvida apreciar estas cosas tan básicas.

¿Qué sucede si le das valor a todas esas cosas cotidianas?  Ya eres próspero por estar leyendo aquí este artículo ahora. Eres abundante simplemente porque te puedes permitir dedicar un rato de tu tiempo a leer este artículo.

¿Qué provocas reconociendo todo esto en ti? Un estado mental y emocional que te hace sentir mejor y actuar de manera congruente con lo que tú eres y te ayuda a tener resultados más óptimos en tu vida. 

Toda riqueza material que consigues en tu vida es fruto de tus actos, de tus decisiones. Cuanto mejor sean tus pensamientos y mejores tus emociones, mejores serán tus decisiones.

 

HÁBITOS COTIDIANOS PARA CREAR ABUNDANCIA EN TU VIDA

  1. También a ti mismo. Agradécete el hecho de comprometerte con un proyecto, cuidarte, hacerte un regalo, superar un problema, agradece a los demás, agradece a la vida, agradece a tus ojos que ven y a tus oídos que oyen, a tu corazón que late a diario… Esto hace que te sientas mucho mejor.
  2. Acepta, perdona y deja ir. Todo aquello que te atormente, te duela, te haga sentir mal; acéptalo, perdónalo y permite que se vaya. Deja de darle vueltas y empieza a pensar en cosas que te hagan sentir mejor.
  3. Todo lo que digas que empiece por “YO SOY” que no se lo dirías a tu mejor amigo y mucho menos a tu peor enemigo, no te lo vuelvas a decir a ti. Di “YO SOY capaz”, “yo puedo”, “YO SOY cada día la mejor versión de mí mismo”, “YO SOY merecedor” … Todo lo que digas sobre ti mismo y sobre los demás que sea positivo, empoderador, q t haga sentir bien.

 

PARA TERMINAR…

A modo resumen te voy a dejar con 3 ideas finales:

  • Recuerda que ya eres abundante. En el momento que te lo reconoces a ti mismo, lo sientes y empiezas a buscar evidencias y si no las encuentras, las creas y haces que suceda. Y a partir de ahí, sucede la magia. Constrúyelo en tu mente y créelo, siéntelo y provoca que se manifieste. Es decir, actúa en consecuencia.
  • Todos somos iguales. Nadie es más que nadie. Acepta tus capacidades innatas. Cualquier capacidad se puede desarrollar, entrenar. Eres exactamente igual que aquellas personas que más admiras. Simplemente necesitas sentirlo, creerlo y desarrollar esas habilidades.
  • Toda esa abundancia que quieres que se materialice en tu vida, necesitas actuar en consecuencia, ir a por ello. “Soy abundante. Merezco la abundancia. ¿Qué es lo que voy a hacer a partir de ahora para que esa abundancia se materialice y se cree en mi vida?

 

Recuerda: Tenemos la suerte y la fortuna de poder crear en nuestra vida todo aquello que nos propongamos.

Siente la abundancia dentro de ti, créetela y haz todo lo posible… Hacemos lo que somos. Trabaja tu ser, ese yo soy “próspero, pleno, abundante” y ponte manos a la obra. No observar, sino actuar en consecuencia.

 

Termino este artículo con un regalo para ti. Para que practiques y ejercites tu identidad. Siéntelas para poder integrarlas.

  • YO SOY próspero.
  • YO SOY rico en experiencias.
  • YO SOY rico en valores.
  • YO SOY abundante en aprendizajes.
  • YO puedo.
  • YO SOY capaz de crear mi vida a mi medida.
  • YO SOY creador de riqueza y prosperidad en mi vida.
  • YO SOY más grande que las historias que me cuento sobre mí mismo.
  • YO SOY y me siento gratitud.
  • YO SOY capaz.
  • YO SOY valioso.
  • YO SOY alegre.
  • YO SOY inteligente.
  • YO SOY merecedor.

 

Repítelas y observa cómo te sientes. Vas a ver que la abundancia se manifiesta a diario en tu vida en el momento que empieces a sentirla.

Sentir que cada uno de nosotros somos un ser único, pues no hay otro igual. Un ser valioso porque somos importantes y la vida no sería igual si no existiéramos. Y estas ideas ayudan a generar esa abundancia que mereces en tu vida. Esa abundancia que YA ERES.

Espero que mi artículo te haya gustado y, sobre todo, que empieces a poner en práctica lo que aquí te comparto para que se cree la magia en tu vida.

 

Comparte si te ha gustado y déjame tus comentarios. Estaré encantado de leerte.

Te deseo un día abundante,

Daniel Serrano

 

CEO y Fundador de CredeSER

Soy Daniel Serrano, joven visionario y emprendedor apasionado de la formación, el coaching y el desarrollo personal. Desde antes de cumplir la mayoría de edad supe que todo es posible y que toda persona puede desarrollar sus capacidades para convertirse en quien siempre soñó.

Mi Misión es Inspirar, acompañar y motivar a las personas a SER su mejor versión y CredeSER es una proyección de quien yo soy.

 

Coach Especializado en:

  • Emprendedores.
  • Toma de Conciencia.
  • Empoderamiento Mental y Emocional.

Sin comentarios

Publica un comentario

Share This