SUPERAR UNA RUPTURA DE PAREJA TIENE UN PRINCIPIO, UN FINAL Y UN FIN. PARTE I

SUPERAR UNA RUPTURA DE PAREJA TIENE UN PRINCIPIO, UN FINAL Y UN FIN. PARTE I

¿Te estás separando?  ¿Estás a las puertas de una inminente ruptura de pareja? ¿Sientes miedo a encarar, a sentir y abrazar el proceso que supone atravesar la ruptura de tu pareja?

Superar una ruptura de pareja tiene un principio un final y también un fin.

Hoy te voy a invitar a que estés más presente que nunca en tu vida.

A que honres tu presente, lo que en este justo instante acontece en tu vida y, no quieras salir corriendo de él, no te anestesies sumergiéndote en una peli, un programa de corazón o con ese libro tan interesante que tienes por continuar.

Hoy te voy a invitar a que, por unos instantes veneres a tu ser tal y como se merece. Observando, sintiendo, abrazando lo que ahora mismo acontece en tu vida.

Permítete parar tu día sólo 10 minutos para escuchar tu vida.

 

 

¿No te parece curioso o incluso injusto pasarnos el día evitando sentir lo que sentimos retrasando la posibilidad de acceder a una vida plena?

¿Para qué lo tapamos, rechazamos y retardamos? 

¿Cuándo te vas a sentar a sentirlo?

 

Mañana, cuando tenga tiempo, el lunes tras dejar niños en cole... Sí, eso, el lunes a las 09,15 ya me abriré a sentir esto que está rondando por mí.

Puedes dejar de sostener tu pasado y tu futuro simplemente estando en tu presente.

Dando espacio al tiempo tan abstracto y subjetivo.

 

¿Te das espacio a observarte, a mirarte con amor, a reconocer tus sombras y  contarte la verdad?

 

La vida es aquí y ahora, no es el pasado que ahora recuerdas y el cual te estás contando, ni el mañana que ahora estás imaginando. Como ves sólo existe este momento en el cual estás leyendo esto.

En tus manos está el decidir qué hacer.

Puedes aferrarte a sucesos ya pasados y malgastar tus días.

Puedes imaginar un futuro de color rosa y pasarte la vida esperándolo con nostalgia. Puedes estremecerte de miedo por un futuro inseguro.

Puedes perder tu felicidad y plenitud solamente por estar buscándolos en tiempos pasados o futuros.

Puedes ser consciente de lo que pasa AHORA.

Hoy te invito a dar un paso más hacia sentir la paz y tranquilidad que quieres sentir en medio de este caos emocional y mental por el que ahora puntualmente estás pasando. 

 

Este ejercicio de estar presente y abrirte a lo que sientes en cada momento, a lo que toca sentir, te ayudará también a respetarte, a sanar tu estima, a tenerte compasión, a quererte más.

Atender tus emociones es un gran ejercicio de respeto hacia nuestro ser más profundo. Ganarás en estima y confianza.

El reconocer lo que sientes, el trance en el que estás o el asunto que te tiene preocupado será el principio de su resolución. 

Ponle nombre y expresa en voz alta lo que estás viviendo: "Me siento mal", "Tengo miedo", "No tengo dinero", "No puedo con todo”.

Si las rechazas estás rechazando partes de ti que quieren ser atendidas y así incrementas tu sufrimiento.

Y, en lugar de ESTAR y SER ¿qué solemos hacer? Resistirnos a ello evitarnos, negarnos, lo cual nos lleva a la inquietud incluso ansiedad de no permitirnos vivir la emoción. 

 

¿Por qué sentimos ansiedad?  Porque no nos permitirnos  aceptar aquello que sentimos y así nos embarcarnos en un pensamiento repetitivo y automático, el cual  seguimos en pos de que “las cosas deberían ser de otra manera”  y “esto no debería de ocurrir”  y  “esto  que me pasa no debería estar pasándome”.

Es un estado mental de gran inquietud, intensa excitación que nos genera una extrema inseguridad. 

Protegemos así nuestra construida vida, defendiendo la identidad adquirida en el tiempo,  pero que tan poco permite expresar nuestro verdadero ser.

Comienza por aceptarlo, continúa por aceptarte a ti en este paraje concreto que tu vida requiere para seguir su camino.

Al aceptar puedes amar y al amarte comienzas a tratarte de manera distinta y todo a tu alrededor cambia.

Se aprende a fluir especializándose en descomplicarse, en simplificar experiencias y procesos, en ver la oportunidad en los problemas y encontrar el placer en hacer lo que nos toca hacer.

Presta atención a tu respiración, inhala calma y exhala inquietud. 

Permítete estar contigo, eres lo más importante que te ha pasado, date la atención que mereces.  Suelta ideas culturales y morales, lo único que importas aquí eres tú y tu bienestar.  

 

"Lo que resistes, persiste y lo que aceptas se transforma". Carl Jung 

 

 

¿Cuándo comienza el principio de un proceso de ruptura de pareja?

El duelo es un proceso necesario para adaptarnos psicológica, emocional y socialmente a la pérdida de la pareja.

El vivir conscientes de saber, en qué etapa del duelo nos encontramos, nos ayuda a permitirnos sentir y gestionar bien los distintos estados emocionales por los que vamos a atravesar:  la rabia, la ira, el enfado, el dolor, la tristeza, el odio, la soledad, la incertidumbre, la nostalgia del pasado, la ilusión, el rechazo, la culpa, el perdón.

Nuestra mente necesita sentir que tiene el control y la claridad  de saber en qué etapa de vida está, para así saber cómo gestionar y qué estrategia seguir para alcanzar la comodidad que persigue.

No todas la personas pasamos por todas estas etapas. Esto depende del significado que para la persona tenga y su grado de implicación en la pareja. 

Tampoco  son graduales, es decir, que podemos oscilar de una a otra, avanzando y retrocediendo.

 

Estas etapas de duelo son cinco.

  • NEGACIÓN: Ode shock donde la persona actúa como si no hubiera pasado nada y todo siguiera igual.Nos cuesta creer, hacernos siquiera la idea de que la relación ha terminado y nos auto engañamos pensando que es algo pasajero.
  • CULPA O IRA: Estamos en el enfado hacia el otro, hacia nosotras mismas.  Nos preguntamos: “¿En qué fallé?”, “¿Por qué me comporté así?”. Y en razones más abstractas como: “ ¿Por qué me tocó a mí?”, “¿Por qué no pude amar?”.
  • TRISTEZA: En esta etapa sentimos pena, angustia, nostalgia de todos los momentos buenos de la pareja, sentimos la soledad, la ausencia del otro, la incertidumbre hacia nuestra vida futura en pareja.Nos decimos pensamientos tales como: “¿Quién me va a querer?”, "¡Nunca encontraré a nadie!”, "¡No me volveré a enamorar más!”.

Las personas dependientes se aferran a la idea de que aún queda algo vivo. Se niegan a dar por terminada la unión y se resisten a enfrentar y afrontar la recuperación, quedándose ancladas entre la negación, la ira y la tristeza sin abrirse a un futuro posible.

Prefieren mantener la relación en la cual siguen, manteniendo los mismos problemas.

  • ACEPTACIÓN: Aceptamos que el continuar en esa pareja ya no es viable y nos apoyamos en que la decisión de separarse tuvo sus motivos valederos.
    Es hora de generar nuevos proyectos de vida, abrirnos a conectar y sacar otra versión de nosotras mismas y continuar hacia otra etapa de nuestra vida.
    Es momento de restablecer nuestra confianza, nuestra autoestima, el disfrute de nosotras mismas, atendiendo a nuestras necesidades de las que nos sentimos merecedoras.

    Aquí nos acercamos ya a la idea de que superar la ruptura de pareja tiene un principio, un final y fin.

 

  • APRENDIZAJE: Se ve con distancia y objetividad los causantes de por qué no funcionó la relación. Somos capaces de reconocer plenamente nuestra parte de responsabilidad en la ruptura.
    Ya reconocemos nuestros valores, nuestras necesidades y somos capaces de observar qué funcionó, qué no funcionó y tomar nota de qué vamos a mejorar en nuestra próxima relación.
    Ya podemos sentir las ganas de estar en pareja desde un estado de sanación y no de desesperación de las etapas anteriores. 

 

Esta es la primera parte del artículo que te traigo hoy.  La segunda parte te invito a leerla el próximo día 7 de noviembre aquí, en Credeser.

Espero te haya gustado mi artículo y, sobre todo, que te haya servido.

¡Deja tus comentarios y comparte para que a otras personas en tu situación también les ayude!

Gracias

¡Hasta la próxima!

 

Soy Claudia González, Coach personal para la mujer que comienza a caminar sola tras su separación. El Coaching me ayudó y enseñó a abrazar la soledad para aprender a amarme y amar mejor.

Puedes encontrarme en mi página web caminandoconclaudia.com

Email de contacto: hola@caminandoconclaudia.com

Enlaces de interés: Facebook   e Instagram

Sin comentarios

Publica un comentario

Share This